«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Carta de Álvaro de Marichalar al ‘Mozo que honra su uniforme’

Pese al maltrato que Marichalar denuncia por parte de un grupo de Mossos d’Esquadra, no duda en reconocer la profesionalidad de muchos de los agentes de ese cuerpo

Tras haber sido detenido por los Mozos frente al Palacio de la Generalidad, el deportista español, Álvaro de Marichalar ha denunciado la brutalidad con la que le trataron, según sus declaraciones, los agentes que procedieron a su detención. Sin embargo, un agente que fue encargado de su traslado a la comisaria de Corts, se comportó de manera ejemplar con el entonces detenido.
En agradecimiento, Marichalar le envió una carta que, por su interés, reproducimos íntegramente:
Estimado Aram,
Me alegró mucho verle ayer en la plaza de San Jaime.
Disculpe que al principio no le reconocí.
Supongo que conducía el mismo coche con el que me trasladó en octubre desde el palacio de la Generalidad a la comisaría.
Le agradezco muchísimo que se detuviese y se interesara ayer por mi estado después de lo sucedido el pasado día 26 de octubre en el palacio de la Generalidad.
Un gesto que le honra igual que le honra el trato y actitud que tuvo usted -y también su compañero Joan- con un particular -conmigo- en octubre.
Como le comenté ayer, además de las graves secuelas físicas y psicológicas de una detención (y todo lo que ocurrió después) a todas luces ilegítima e ilegal, estoy sufriendo también un problema a nivel profesional por la anulación de varias conferencias (las dos hace 25 años en todo el mundo) que tenía concertadas desde hacía meses en universidades y empresas del resto de Europa y Estados Unidos, que ahora me están cancelando como consecuencia de las imágenes de la policía deteniéndome, unidas a la difusión de los presuntos motivosque comunicaron a los medios de comunicación los mozos: «no obedecer las indicaciones y resistirse a la autoridad»; unos aludidos motivos que son a todas luces falsos de toda falsedad como ha quedado acreditado, pero que algún responsable empresarial o rector de alguna universidad (sobre todo estadounidense) puede verse forzado a considerar, hasta que un juez y una sentencia firme determine la verdad de lo sucedido (lo cual puede tardar -y tardará- años…)
Al fin y al cabo, a cualquier policía de un país democrático se le da, a priori, la razón . ¡Por eso precisamente actúan a veces como actúan y cuesta tanto desenmascarar esas actuaciones !
Además me estoy encontrando con enormes problemas a nivel patrocinio; de hecho se me ha caído el principal patrocinador para la expedición que tenía programada hace un año para esta Navidad, en la que iba a navegar desde Puerto Rico a Cuba para continuar a Pensacola, Florida -la ciudad más antigua de los Estados Unidos que fundó en 1559 mi antepasado Don Tristán de Luna y Arellano, Señor de Ciria y Borobia- y desde ahí proseguir a Nueva Orleans: su Tricentenario se celebra el próximo año y las autoridades de la Ciudad quieren que les ayudara en conmemorar e informar a los medios sobre vinculando Cuba con Luisiana a través de la importantísima herencia histórica del Reino de España en esa zona de los Estados Unidos.
También me estoy encontrando gravísimos problemas con el patrocinador principal para la travesía de 2019 que pretendo hacer para homenajear la expedición que realizaron Juan Sebastián de Elcano y Fernando de Magallanes en 1519, una expedición promovida hace cinco siglos por la Corona de España que representó la primera circunnavegación del planeta y la demostración fehaciente de que la tierra era redonda. Llevo seis años preparando esta iniciativa que tardaré 18 meses en completar navegando (D.m.) desde el día del zarpe el 20 de septiembre de 2019 en Sevilla.
Ahora todo pendiente de un hilo por la actitud sectaria, antidemocrática, ilegítima e ilegal de los funcionarios que me maltrataron dentro del palacio de la Generalidad y que luego mintieron sobre lo sucedido.
Usted no tiene culpa ni responsabilidad alguna de lo que comento. Antes al contrario puede estar bien orgulloso junto a su compañero Joan (en copia en este correo) por la forma en la que actuaron cuando me trasladaron en el coche desde el palacio de la Generalidad al cuartel de las Cortes.
Como comenté repetidamente a los mozos del palacio de la Generalidad (diciéndoles «están deshonrando el uniforme», «están deshonrando la Señera») que actuaron ilegalmente contra mi persona en el interior del palacio de nuestra histórica Generalidad el pasado día 26 de octubre, lo que quizá me hizo sufrir más fue ver deshonrado el uniforme de los Mozos de Escuadra y deshonrada la secular bandera catalana; la Señera/Senyera (la antigua Señal del Señor); una bandera española como la que más que es gloriosa por representar la milenaria Historia de Cataluña; una Historia que se hizo importante y universal cuando colaboró a hacer España y también a construir nuestro imperio.
Una bandera que era además la de mi antepasado el rey Jaime I el Conquistador, y que vi vilipendiada en cada golpe y en cada pinchazo -de los muchos que me dieron en el pulgar derecho- al verla en los uniformes de los «funcionarios» que con saña cobarde violaban mis derechos humanos fundamentales durante una hora y media.
Todo ello sabiendo que el máximo representante del Estado en tierra catalana (el ahora sedicioso expresidente del gobierno de la Generalidad) se encontraba en el mismo edificio alguna planta más arriba, igual que se encontraba el ahora exconsejero de interior Forn con el que había estado yo hablando en la plaza de San Jaime tres días antes y al que había entregado mi «Declaración Multilateral de Independencia» (donde promuevo independizarnos de los Independentistas…)
Un escándalo de proporciones históricas ya que no creo que unos hechos así se hayan producido antes en ninguna sede de ningún gobierno democrático de Europa.
Un escándalo también al comprobar la nula repercusión oficial que ha tenido (es más, andan intentando esconderlo he incluso pervertir la realidad de lo ocurrido -en Barcelona y en Madrid también-) imaginando lo que habría ocurrido si a alguna persona de ideología separatista le hubiera llegado a pasar algo parecido en el interior de la Moncloa o en la sede del gobierno autonómico de Madrid a manos de la policia autonómica madrileña (por poner un ejemplo)
El escándalo hubiera saltado a la prensa internacional y la democracia española puesta en entredicho por todos los observadores y organismos internacionales.
Lo ocurrido es incalificable y alcanza una gravedad que parece sólo está sabiendo apreciar la Administración de Justicia y varias instituciones supranacionales defensoras de los derechos humanos básicos y de los valores democráticos fundamentales. Serán esas instituciones las que pongan en solfa a todo este mundo oficialcorrupto que padecemos los catalanes y resto de españoles.
Precisamente lo único positivo que hay en todo esto es la actitud de usted y la de su compañero Joan. Y también la de la grandísima mayoría de los agentes del cuartel de las Cortes de Barcelona donde ustedes me dejaron y donde me trataron con general respeto, profesionalidad he incluso en algún momento, afecto y comprensión.
Su actitud y la de sus compañeros reflejan la actitud real de la gran mayoría de los 16.900 efectivos de los Mozos de Escuadra / Mossos d’Esquadra, a la vez que deja en desnuda evidencia a varios de los mandos y a algunos de los funcionarios sediciosos que intentan imponer en el Cuerpo de policía la deslealtad, el incumplimiento de la Ley y el enfrentamientos entre agentes sólo por razones políticas. Unas «razones» sin legitimidad alguna que sólo benefician a cuatro indocumentados y a otras tantas «familias…»
La policía de la Generalidad de Cataluña es mucho más importante que todo eso, y actitudes como la suya ayudan a recuperar el prestigio y respeto que merecen usted y la gran mayoría de sus compañeros del cuerpo.
El sentido común llegará y con él la Libertad, si somos capaces de unirnos todos para defenderla sin miedo, con esfuerzo y con honor.
Ante todo debemos exigir la unión de los Mossos en el respeto a la Ley, a la Constitución y a la Libertad.
Como le comenté ayer, adjunto remito información sobre mis conferencias por si quieren que organicemos alguna para los mozos en estos días que estaré
en Barcelona.
Reciba un cordial saludo con todo mi afecto,
Álvaro
 

Álvaro de Marichalar denuncia que los Mossos le ‘lincharon’ brutalmente

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter