«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Las violentas conquistas de Endavant: Amenazas al turismo y a los medios

Anticapitalistas, eurófobos, de ideología marxista-leninista y en contra de la ‘ocupación’ de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Así es la corriente mayoritaria de las CUP.

Ya se conoce la lista completa con la que los antisistema de las CUP concurrirán al próximo 21 de diciembre. La corriente Endavant-Osan ha conseguido una mayor representación en las listas en detrimento del otro gran sector, Poble Lliure.
Carles Riera, número uno por Barcelona, al igual que Anna Gabriel forman parte de esa primera corriente conocida, entre otras cosas, por sus ataques al turismo en Barcelona durante el pasado verano.

¿Qué es Endavant?

Endavant-OSAN (Adelante – Organización Socialista de Liberación Nacional ) fue creada en el año 2000 y su fin último es la constitución de los ‘países catalanes’. Se trata de una formación de extrema izquierda, internacionalista, euroescéptica y con ideología marxista-leninista.
Apuestan por construir la ‘república catalana’ y como pretexto consideran válidos los resultados del referéndum ilegal. No aceptan una salida negociada al desafío separatista y consideran a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado fuerzas de ocupación.
De hecho, la número ocho de las listas de la CUP por Barcelona, María Rovira, ha pasado por el banquillo acusada de agredir a un agente de la Guardia Urbana de Barcelona.

Ataques contra el turismo

El nombre de Endavant empezó a sonar con fuerza este verano cuando la extrema izquierda decidió emprender una oleada de ataques contra el turismo en Barcelona. Esta corriente de la CUP protagonizaba a principios de agosto  nuevos episodios de ataques y sabotajes a establecimientos relacionados con el turismo en la Ciudad Condal, como locales de consigna de maletas o negocios de alquiler de bicicletas.
Los extremistas dejaron constancia de su ataque con un vídeo en Twitter donde se puede ver cómo una persona utiliza un objeto punzante para rajar las ruedas de las bicicletas aparcadas en el exterior de tiendas de alquiler y coloca silicona en las cerraduras de varios locales. En las imágenes, tomadas en horario nocturno, también se observan diversas pintadas que incitan a los turistas a marcharse de la ciudad y afirman que el turismo «la está matando», además de pegatinas con la consigna «el turismo mata los barrios» y la etiqueta «#ProuBarricidi» (Basta barricidio). El grupo calificaba el ataque como un acto de «autodefensa» en el mismo vídeo, y asegura que no se trata de «turismofobia», sino «lucha de clases».


La Policía, tal y como publicó hace unos meses ABC, consideraba a este grupo y a la extrema izquierda independentista en general como ‘’una amenaza real que ha demostrado tener capacidad para desplegar acciones con cierto grado de violencia, como ha quedado claro estas últimas semanas. Tanto esa organización, como sus juventudes, son un movimiento de contrapoder’’.

Amenazas a medios de comunicación

Esta publicación del diario de Vocento fue contestada por Endavant con una amenaza: ‘’no nos quedaremos de brazos cruzados’’. Medios de comunicación y políticos se solidarizaron entonces con el periódico, que fue señalado públicamente por el grupo separatista.
Otro medio digital que sufrió en sus carnes las amenazas de Endavant fue Crónica Global, cuya sede amaneció con pintadas y carteles a favor del referéndum el pasado mes de septiembre.. La sede del diario se encuentra en Barcelona, en una calle muy cercana a la sede de la CUP, y ya sufrió en primavera otro ataque de similares características perpetrado en esa ocasión por Arrán, las juventudes de la formación anticapitalista.

Destrozos en la Universidad

Durante la huelga del 8 de noviembre, varios encapuchados entraron en la Universidad Rovira i Virgili e impidieron acudir a clase a quienes rechazaban secundar el ‘’paro de país’’. Pintaron paredes, cristales y destrozaron mobiliario, todo ello en actitud violenta según el rector del centro, Josep Anton Ferré.
«Estos derechos no fueron respetados y grupos de personas que se autoidentificaban como estudiantes impidieron con intimidación y actitudes violentas el acceso a muchos trabajadores (personal administrativo y personal docente y de investigación) y universitarios al Campus Catalunya», denunciaba Ferré.


Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

Venezuela, Cuba y el Kurdistán, los modelos de la CUP para Cataluña

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter