Enésimo truco semántico

El diálogo-trampa o por qué el Estado no puede ceder al chantaje separatista

España