«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
El Gran Maestre actual de la GLE es Txema Oleaga, senador socialista

El PSOE copa los máximos cargos de la masonería en España

Txema Oleaga

La crisis en la Gran Logia de España (GLE), la principal organización masónica en el país y símbolo de la masonería regular con vínculos con la poderosa masonería inglesa, se ha agravado debido a cuestiones políticas. Muchos de los puestos clave dentro de la organización están siendo ocupados por miembros del PSOE, lo que ha generado descontento entre los masones tradicionales, quienes siempre han mantenido una postura neutral. En la masonería, hay dos temas prohibidos en las reuniones: la política y la religión. Sin embargo, esta norma ha sido desafiada recientemente, lo que ha puesto a la organización en una situación delicada.

El Gran Maestre actual de la GLE es Txema Oleaga, senador socialista y portavoz del PSOE en la Comisión de Justicia. Según fuentes internas consultadas por el diario El Confidencial, aunque los reglamentos no prohíben que un masón ocupe cargos políticos, la tradición ha sido mantener separados los cargos dentro de la GLE de cualquier cargo político activo. Anteriormente, el Gran Maestre Josep Corominas se presentó a las elecciones internas cuando ya no tenía ningún cargo político. En contraste, en las últimas elecciones, Txema Oleaga, quien aún es senador, ganó a Adolfo Alonso, quien, para cumplir con la tradición, renunció a su puesto de concejal socialista en Baleares por motivos de ética masónica. Oleaga, sin embargo, no solo mantuvo su escaño, sino que también ha utilizado la GLE como plataforma para promover a militantes socialistas.

Durante sus dos años de mandato, Oleaga destituyó al Gran Diputado Javier Escalada y lo reemplazó con Francisco Javier Rivas, un veterano militante socialista de Castilla La Mancha. Además, nombró a su hermano, Jesús Oleaga, también socialista, como Gran Maestro Provincial de Castilla, y en Cataluña, Rubén Argemí fue sustituido por el socialista David Aragonés, quien también es un alto cargo de la Diputación de Barcelona.

El organigrama actual de la GLE muestra una clara inclinación política. José Antonio Rodríguez Peregrina, socialista, ocupa el cargo de Gran Orador, uno de los más importantes. Lluís M. Moyà Noguera, presidente de la Corte Masónica de Justicia, también es miembro del PSOE. Adolfo Zabala, otro socialista, fue introducido como director del Consejo Rector de la Masonería. Juan Carlos Goñi fue nombrado Asistente del Gran Maestre, y Carlos Barón, otro de confianza de Oleaga, preside la Comisión de Patrimonio.

Una fuente interna comenta que “todos los máximos cargos, salvo el Gran Orador y el Gran Tesorero, que son electos, han sido designados por Oleaga y suelen ser socialistas, ya que no se fía de los hermanos que no pertenecen a su partido”. Esta tensión se refleja incluso entre los que comparten la misma ideología política. Adolfo Alonso, socialista y exconcejal en Menorca, quien perdió las elecciones frente a Oleaga, afirmó en un escrito el 29 de mayo que Oleaga “debe saber modular sus intervenciones para cumplir con sus obligaciones como militante de un partido o representante de los ciudadanos, pero también para representar a la pluralidad de hermanos de la GLE. Si debe elegir, que elija y renuncie a uno de los dos privilegios que disfruta: representar una opción política o representar a los hermanos de la GLE y la masonería regular”.

Ante esta situación, un venerable maestro de la GLE declaró: «No queremos que se confunda al PSOE con la masonería. Nunca hemos entrado en política y ahora nos movemos en arenas movedizas. Hemos de dar un golpe de timón y se han de convocar elecciones para elegir nueva cúpula».

+ en
.
Fondo newsletter