«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
utilizó su cargo para designar un escolta para puigdemont

La Justicia condena al exconsejero catalán Miquel Buch por prevaricación y malversación

El exconsejero Miquel Buch a su llegada al juicio en la Audiencia de Barcelona, acompañado de su mujer. David Zorrakino / Europa Press.

La Audiencia de Barcelona ha condenado hoy al exconsejero de Interior Miquel Buch a cuatro años y medio de prisión. Tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la fuga de Carles Puigdemont a Bruselas, Miquel Buch aprovechó su posición como consejero del Interior de la Generalidad al designar un escolta personal para el expresidente del ejecutivo catalán.

La sentencia del tribunal de Barcelona condena también a Buch a nueve años y medio de inhabilitación por un delito de prevaricación. A lo que se suma, según el fallo de la sentencia, la condena a otros diez años y medio de inhabilitación por el delito de malversación.

Buch eligió entonces al Mosso de Escuadra Lluís Escolà, conocido hombre de confianza de Puigdemont, para que lo escoltara durante su fuga al extranjero. Para Escolà, jefe operativo de la unidad de escoltas de presidencia y escudero de Puigdemont en Bruselas, el tribunal ha dictado una pena de cuatro años de prisión por el delito de malversación, del que le considera autor.

Por este mismo delito la Audiencia de Barcelona también ha impuesto a Escolà una inhabilitación de diez años. La sentencia fija además una condena de nueve años de inhabilitación al ser considerado cooperador necesario del delito de prevaricación.

Durante el juicio Escolà contó al tribunal que acompañó a Puigdemont hasta Bélgica la noche del 29 de octubre de 2017 estando de vacaciones desde ese mismo día porque el expresidente se lo pidió, y aseguró, sin embargo, que sí ejerció como asesor de Buch mientras se mantuvo en el cargo.

+ en
.
Fondo newsletter