«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La población española sigue menguando: 32.000 muertes más que nacimientos

población

Esta cifra es más desfavorable que la del mismo período de 2016, en el que la diferencia entre nacimientos y muertes fue negativa en 10.145 personas


Uno de los grandes problemas de nuestro país – y que es ignorado por los políticos, más centrados en el corto plazo – es su bajísima tasa de natalidad. Así, año tras año, los estudios y encuestas nos prueban que España, lejos de dejar atrás el invierno demográfico, está cada vez más sumida en él.
Así, el primer semestre de 2017 continuó con la tendencia registrada en los dos últimos años de menos nacimientos y más defunciones: entre enero y junio nacieron 187.703 personas (un 6,3 % menos que en el mismo período del año anterior) y murieron 219.835 (4,5 % más). Son datos de la encuesta ‘Movimiento Natural de la Población’, que ha sido difundida este martes por el Instituto Nacional de Estadística y que confirman un saldo negativo en el crecimiento vegetativo de la población (en 32.132 personas).
Esta cifra es más desfavorable que la del mismo período de 2016, en el que la diferencia entre nacimientos y muertes fue negativa en 10.145 personas, como consecuencia, sobre todo, a la mayor mortalidad registrada en estos primeros seis meses de 2017, especialmente en enero, en el que hubo más fallecimientos.
Este año continúa la tendencia decreciente en el número de nacimientos desde 2008, sólo interrumpida por un leve incremento experimentado en 2014.

Un plan para incentivar la natalidad

Los datos difundidos por el INE revelan la necesidad de que los partidos políticos adopten medidas encaminadas a incentivar la natalidad, pues, en este momento, peligra tanto el sistema de pensiones como la existencia misma de nuestra sociedad. Unas medidas que podrían empezar, por ejemplo, por ilegalización del aborto. No en vano, en 2016 se perpetraron más de 94.000 abortos, lo que es evidentemente perjudicial para la salud demográfica de nuestro país.
Además, siguiendo el ejemplo de otros países europeos, los políticos españoles podrían aprobar ayudas a las familias, ya consistan éstas en rebajas fiscales o en contribuciones mensuales. En Polonia, por ejemplo, el Gobierno impulsó en 2016 un plan de ayuda a las familias con más de un hijo; plan, denominado 500+, por el que las familias reciben una cantidad de 500 zlotys libres de impuestos por cada segundo y posterior niño hasta los 18 años. En total, las familias con dos hijos reciben un total de 6.000 zlotys anuales, lo que constituye una ayuda sobremanera sustanciosa.
Ello ha conllevado un aumento de los nacimientos en el país centroeuropeo, que tiene una de los más reducidos índices de fecundidad de Europa.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter