«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
se apropiaron de más de 17.000 euros

La presidenta y la tesorera de una asociación de mujeres maltratadas, condenadas por quedarse con dinero de las víctimas

Coche de la Policía Nacional
Vehículo de la Policía Nacional. Europa Press

La presidenta, Paz Rodríguez, y la tesorera, Alicia Gutiérrez, de la Asociación de Mujeres Maltratadas ‘Carla Vive’, de Gijón, han sido condenadas por quedarse con dinero de las víctimas que acudían a los pisos de acogida. Su modus operandi era bien sencillo, ya que las condenadas, aprovechándose de sus cargos, se quedaban con parte del dinero que recibían de las víctimas de malos tratos en concepto del alquiler de los 8 pisos de acogida que la referida asociación gestionaba.

En concreto, ambas condenadas reconocieron durante el juicio celebrado en la sección octava de la Audiencia Provincial de Gijón haberse apropiado indebidamente de un total de 17.139,04 euros de víctimas a las que ofrecían apoyo tras iniciarse el procedimiento de violencia de género. Paz Rodríguez, la presidenta, está condenada a dos años de cárcel mientras que la tesorera, Alicia Gutiérrez, ha sido condenada a 21 meses de prisión. Ese dinero provenía de las víctimas de violencia que pagaban en mano para que ellas, a su vez, pagasen el alquiler de las viviendas en las que vivían gracias al acuerdo alcanzado entre la asociación y una sociedad de gestión de pisos, que facilitaba el alojamiento para las víctimas en condiciones muy ventajosas por un importe de unos 400 euros al mes, sin tener que presentar ni fianzas ni avales, al objeto de tener un lugar digno en el que poder vivir.

Según consta, “en los años 2017 y 2018, en el desarrollo del acuerdo, contraviniendo el mismo y sin conocimiento ni consentimiento de la mercantil, la presidenta (de la Asociación) obtuvo pagos en mano que efectuaron los arrendatarios a la acusada, y otros se realizaron por transferencias en concepto de “meses adelantados”, pagos que debiendo redundar en beneficio de la mercantil, se quedaron las acusadas con el efectivo conseguido, bien directamente para la presidenta, o a través de la cuenta de la Asociación, abierta en nombre de ambas acusadas como titulares mancomunadas junto con la Asociación. De este modo obtuvieron en su beneficio personal un total de 17.139,04 euros, de ocho viviendas ubicadas todas ellas en Gijón”, sostiene el fiscal en el escrito de acusación.

La juez, tras el acuerdo con las partes, determinó la suspensión de la entrada en prisión para las dos condenadas a condición de que abonen el dinero con el que se quedaron y se lo devuelvan a los propietarios de los pisos.

Se da la circunstancia de que la presidenta, Paz Rodríguez, ya cuenta con antecedentes por haber sido condenada en 2018 a arresto domiciliario por injurias a un juez a raíz de una sentencia por malos tratos.

TEMAS |
+ en

ESPAÑA

.
Fondo newsletter