«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Navajazos y sexo en plena calle: así es la Barcelona de Ada Colau

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) lleva mucho tiempo denunciando que la situación actual por la que atraviesa la Seguridad Pública en Barcelona es «lamentable debido a la pésima gestión que la alcaldesa de Barcelona está llevando a término en la ciudad».

El sindicato CSIF describe una capital con «batallas de manteros, machetazos y guerras entre clanes de drogas» en un duro comunicado que por su interés reproducimos íntegro a continuación:

La plantilla de la Guardia Urbana de Barcelona, bajo mínimos

La permisividad latente por parte del Ayuntamiento de Barcelona y la falta de efectivos policiales hacen que la delincuencia y la indigencia se apropien de Barcelona y campen a sus anchas. La creciente actividad de los manteros está provocando importantes y graves afectaciones en la supervivencia de los comerciantes legales. Crecen la oferta de productos y los lugares de venta, lo que incrementa el personal dedicado a esta actividad que se ha multiplicado en los últimos tiempos.
Mientras la densidad de la ciudad crece y los datos de criminalidad aumentan sin parar, la seguridad está bajo mínimos y la plantilla de la Guardia Urbana (GUB) decrece. Barrios como Puerto Olímpico, Ciutat Vella o el Raval son cada vez más conflictivos y son la dulce morada de los clanes de la droga y la prostitución. Navajazos en plena calle y felaciones a la vista de todo viandante.
Fuentes de CSIF, de la propia Guardia Urbana, declaran que “esta falta de efectivos está originando problemas serios en el ámbito de la seguridad, la convivencia, el civismo, el orden público y en los actos ilegales que se llevan a término en vía pública. Estamos superados. Queremos denunciar públicamente que esta falta de efectivos se está viendo agravada por la falta de refuerzos en aquellos servicios (venta ambulante, puntos antiterroristas, incivismo, aumento de la comisión de delitos graves, aumento de tráfico de drogas, etc.) que de manera ordinaria ya no se pueden cubrir».
«La Sra. Ada Colau no tiene una política de personal ni un proyecto previsto para aumentar los efectivos de Policía. Se niega a establecer la ratio de policías para la ciudad. Se han retirado las partidas presupuestarias que permitían dotar de refuerzos a la Policía para poder combatir las problemáticas referidas. La falta de unas Políticas Públicas en Seguridad se están viendo agravadas. Esta ciudad tiene un grave problema de seguridad y no se quiere ver”, añaden.

Turismo y ciudadanía, en peligro

Parece que a la alcaldesa tampoco le importa la economía de la ciudad. La imagen que se da cara al turismo y la inseguridad que crea en los visitantes hacen de la ciudad un lugar inseguro y un escenario perfecto para la impunidad de los delincuentes. Las zonas más turísticas de Barcelona son las más afectadas por la inseguridad y la delincuencia.
A esto se añade la ocupación de espacios públicos y zonas verdes por indigentes: expresidiarios, alcohólicos, perturbados, buscavidas, mendigos y vagabundos que conviven sin ningún control ni ayuda social por parte del Ayuntamiento. Plaza Cataluña se convierte en un poblado de chabolas y en una pocilga de suciedad mientras Ada Colau entiende que no corresponde al Ayuntamiento su desalojo aunque la ordenanza de civismo del Ayuntamiento vigente no permite las acampadas en la vía pública.
Hay que sumar también que la falta de efectivos de la GUB deja sin control zonas como Les Corts, Guinardó, Horta o San Gervasio. La inseguridad ciudadana tanto de los contribuyentes como dentro del mismo cuerpo de la GUB crece. Los agentes trabajan en situaciones muy precarias de alta peligrosidad y muchas veces se encuentran con una sola patrulla ante un servicio conflictivo o especialmente peligroso y no disponen de apoyo. Se han retirado las partidas presupuestarias que permitían dotar de refuerzos a la Policía para poder combatir las problemáticas referidas. La falta de unas Políticas Públicas en Seguridad se están viendo agravadas. Barcelona tiene un grave problema de seguridad y los ciudadanos de Barcelona están desatendidos aunque sigan pagando sus impuestos.

Falta de material operativo y formación en la GUB ante el incremento de la criminalidad

CSIF denuncia la falta de medios necesarios en la GUB para el ejercicio de sus funciones y su propia protección: falta de material operativo y formación adecuada.
La situación vivida el pasado martes en Barcelona, en la que dos individuos protagonizaron una reyerta con machetes y puñales, no son un hecho aislado. La GUB es la primera Policía que acude a los escenarios y no dispone de armas paralizantes como lanzadoras, pistola taser o armas largas de las que disponen ya otros cuerpos de Policía incluidas policías locales del ámbito de Cataluña. Gerona, sin ir más lejos, dispone de subfusiles.
“Estos incidentes pasan muy a menudo en Barcelona, no son casos aislados. La GUB es la primera Policía que llega siempre al lugar. Los hechos evidencian la necesidad imperiosa de material operativo. El martes acudieron dos agentes, pero se podría haber producido un incidente de mayor envergadura y dos agentes no hubieran podido manejar la situación. El mismo día por la noche la GUB también tuvo que intervenir una reyerta de gitanos que iban con catanas. La semana pasada, a tiros en Barcelona. Los clanes se están organizando para disputarse el territorio y se están armando con armas de fuego. Nosotros tenemos que proteger al ciudadano y protegernos a nosotros también. No podemos intervenir sin medidas de protección», declaran desde CSIF Seguridad Local.
CSIF recuerda que está formando a gente donde la Administración no forma. Imparte, entre otros, cursos sobre “contingencias en hemorragias masiva” con certificación de auxiliar sanitario. Estos conocimientos y llevar un botiquín son muy importantes para salvar vidas. “Uno de los agentes que intervino el martes llevaba un botiquín y había hecho formación por su cuenta sobre auxilio a víctimas y por ello pudo realizar un torniquete al herido que se estaba desangrando. Una formación que se pagó el propio agente y un botiquín que él mismo compró de su bolsillo para dar un mejor servicio al ciudadano. En la GUB nos tenemos que pagar el material y la formación de nuestro bolsillo para salvar vidas. Es lamentable”.
«Desde CSIF creemos en la necesidad urgente de dotar de recursos humanos, de material operativo, formación y de un nuevo modelo policial a la Guardia Urbana y a esta ciudad para afianzar la seguridad pública que queda en evidencia constantemente y que quedó explícitamente en evidencia el día de los atentados de agosto. Y queremos recordar que seguimos en alerta 4 de terrorismo», han manifestado.
El sindicato ha vuelto a pedir la dimisión de Ada Colau, ya que -denuncian- «se desentiende de todo lo que se refiere a Seguridad Pública, algo que debería ser su prioridad». «Nunca en Barcelona se ha vivido un caos de tal calibre», sentencian.

Leer más…

Colau eliminó los antidisturbios que hoy frenarían la violencia en Barcelona

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter