«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
«El perdón no se contrata»

Page se suma a las regiones gobernadas por PP y VOX, y buscará recurrir la amnistía ante el TC

El presidente de C-LM, Emiliano García-Page.

Emiliano García-Page, presidente socialista de Castilla-La Mancha, ha decidido solicitar esta semana un informe preceptivo al Consejo Consultivo regional para explorar las opciones de la región de impugnar la Ley de Amnistía ante el Tribunal Constitucional. Esta ley fue aprobada definitivamente el jueves en el Congreso de los Diputados. De esta forma, se diferencia una vez más del Ejecutivo de Pedro Sánchez, a quien ha acusado de «no cumplir lo que promete«.

Durante su discurso en el acto institucional del Día de Castilla-La Mancha, celebrado en Toledo el viernes, García-Page hizo pública esta decisión. Con esto, se convierte en el primer presidente autonómico socialista en oponerse jurídicamente a la amnistía promovida y aprobada por su propio partido en la Cámara Baja.

«Ese sería mi deseo y entiendo que tiene que ser el deseo de la inmensa mayoría, limpiamente, independientemente de la opinión que puedan tener, que esa duda que se puede tener quede despejada. Esas son las normas y las reglas del juego y son las que pretendo defender, por si alguien puede tener alguna duda sobre si me importa más mi organización política o cualquier otro tipo de interés», ha proseguido Page oponiéndose de forma clara a la amnistía.

«Mi discrepancia no es sólo constitucional, también es de fondo. Unos se pelean por si ha sido perdón y otros por si ha sido una victoria. Pero el perdón no se contrata, se da o no se da, pero no se hace a cambio de nada, y menos a cambio de un chantaje. Por eso tengo claro que mi discrepancia seguirá adelante diga lo que diga la Justicia», ha explicado.

García-Page ha justificado esta decisión en que como presidente tiene la «obligación» de «velar claramente por si cualquier norma, la que sea en España, afecta a los intereses de esta región y, particularmente, a nuestros intereses directos y a nuestras competencias».

El presidente autonómico ha reconocido que «en democracia hay que aceptar lo que se diga mayoritariamente aunque discrepes», pero ha mantenido que su posición, que es «conocida», es de discrepancia «de fondo», no solo constitucional.

+ en
.
Fondo newsletter