'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Puigdemont respalda la investidura de un candidato que no sea Sánchez

Primera entrevista del expresidente catalán fugado tras su detención por las autoridades alemanas: sigue reivindicando su legitimidad y carga duro contra el juez Llarena.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha apostado por proponer a «otro candidato» si se confirma que el número dos de JxCat, Jordi Sánchez, en prisión preventiva, no puede ser investido president: «Nuestra obligación es buscar las fórmulas para que no haya elecciones», ha dicho.
En una entrevista en TV3 desde Alemania, Puigdemont ha asegurado que «no hará falta apurar hasta el final» el límite del 22 de mayo para investir al nuevo presidente catalán antes de que venza el plazo que conllevaría la convocatoria automática de elecciones.
«Si no es posible Jordi Sánchez, hemos de proponer a otro candidato», ha afirmado Puigdemont, convencido de que hay «tiempo para encontrar soluciones que respeten el mandato de la gente y que eviten elecciones».
Esas soluciones, ha señalado, pueden pasar por la «reforma de la ley de la presidencia», que impulsa JxCat para hacer posible una eventual investidura a distancia del propio Puigdemont. En cambio, «no pasa» por el hecho de que tanto él como el exconsejero Antoni Comín renuncien a su escaño, ha remarcado.
Puigdemont ha advertido, en cualquier caso, de que no hay que conceder al Estado un «Govern de rodillas», sino formar un ejecutivo que responda al «mandato» del 21D y que aplique un «plan de choque» para «reconducir los efectos» del artículo 155 de la Constitución.
Aunque ha subrayado que en JxCat no quieren elecciones, ha reconocido que sería «ingenuo» pensar que hay «riesgo cero» de una repetición electoral, ya que en el Estado puede haber ese «interés».

Ataques al juez Llarena

Puigdemont ha cargado contra el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que «no se ha presentado a las elecciones» y cuya función «no es intervenir el poder legislativo», porque esa es «una línea roja que no hemos de dejar pasar», ha señalado.
Según el líder de JxCat, «por más que haya un juez que se esté ultrapasando» de su «ámbito de competencia», la respuesta secesionista «no puede ser plegarnos a su voluntad», y por eso ha aplaudido la querella promovida por el Parlament contra Llarena.
En su opinión, el separatismo debe «defender la posición» para que Llarena tenga que «responder del abuso» que a su juicio representa no permitir a Sánchez salir de prisión para poder ser investido, lo que demuestra que «hay diputados de primera y de segunda».
«No podemos naturalizar esta grave anomalía democrática que estamos viviendo», ha recalcado Puigdemont, que ha insistido en que «hasta el último minuto hemos de reclamar» que el Estado «respete» los resultados del 21D.
En cuanto a su detención en Alemania, ha explicado que su intención era viajar de Finlandia a Bélgica para presentarse ante la justicia belga «sin complicar a ningún otro país»: «Es un riesgo que debía correr», ha afirmado.
Sobre los días previos a la declaración unilateral de independencia del pasado 27 de octubre, ha asegurado que «un ministro del Gobierno» le hizo llegar un mensaje para saber si estaba dispuesto a hablar con Mariano Rajoy para encontrar una salida que evitara el choque: él respondió que sí, pero finalmente el presidente del Gobierno «no quiso hablar».

ERC avala que no se repitan elecciones

El portavoz parlamentario de ERC, Sergi Sabrià, ha avalado que Puigdemont defendiera «buscar las fórmulas para que no haya elecciones», mientras que la diputada de la CUP Maria Sirvent ha avisado de que no apoyarán una investidura que no incluya un plan de «construcción republicana».
«Estamos contentos de escuchar que compartimos la necesidad de que haya un presidente y que no haya elecciones», ha señalado en una entrevista en Catalunya Ràdio Sabrià.
En este sentido, ha alertado: «Cada día que pasa el país se debilita un poco. Necesitamos una investidura efectiva que nos permita nombrar consellers y recuperar las instituciones».
Y es que, a su entender, la oposición al «embiste del Estado» debe tener tres patas: la movilización en la calle, el trabajo en el ámbito internacional y el trabajo desde las instituciones catalanas, actualmente intervenidas por el artículo 155 de la Constitución.
Por su parte, la diputada de la CUP Maria Sirvent ha asegurado que para ellos es más importante el «cómo» que el «quién» y, en este sentido, ha subrayado que no apoyarán ninguna investidura que no incluya un plan de «construcción republicana».
Así, ha precisado que en estos momentos no hay «ningún elemento nuevo sobre la mesa» en las conversaciones con JxCat y ERC que les lleve a pensar que pueden cambiar sus abstenciones por votos afirmativos en un hipotético debate de investidura.
Leer más…

Los sindicatos abrazan a los golpistas y a los agresores de Alsasua

300 mossos pierden el miedo y crean una asociación constitucionalista

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter