«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
los separatistas esperan de sánchez la última «rendición del estado»

Puigdemont pone el cronómetro: da un año de margen a Sánchez antes de apoyar una moción de censura

El expresidente de la Generalidad Carles Puigdemont. Europa Press.

El entorno del expresidente catalán Carles Puigdemont lleva tiempo amenazando al Partido Socialista. Tras el farol que el prófugo de la Justicia lanzó a Sánchez en el Parlamento Europeo hace unas semanas, ante la atenta mirada del popular Manfred Weber, fuentes separatistas recuerdan estos días la misma idea: «los socialistas no deben confiarse demasiado».

Así, el ámbito de Puigdemont está filtrando el margen que dan al PSOE para cumplir con lo pactado en Ginebra. «Dará a Sánchez un año para cumplir sus compromisos y si no irá a una moción de censura», han difundido fuentes próximas al expresidente catalán. Es el calendario fijado por los separatistas en Waterloo y la legislatura de Sánchez dependerá de él.

Poco después de investir presidente a Sánchez, Puigdemont ha reconocido sentirse «engañado» por Sánchez. Una vez más. Según han empezado a adivinar en Junts, el camino de la amnistía va a ser largo y costoso y, en cualquiera de los casos, no tan generosa como esperaban. Las últimas acusaciones de terrorismo que el magistrado García-Castellón ha asumido en el caso Tsunami hace que algunos «generales» del separatismo queden fuera de una posible ley de amnistía.

Aunque en el entorno de Puigdemont también reconocen que su máxima preocupación es no pasar a la historia como un «traidor», fugado en un maletero mientras otros líderes como Junqueras o Rovira esperaban en la cárcel, lo cierto es que la fotografía entre Sánchez y Puigdemont es uno de los requisitos más deseados. Este encuentro «bilateral» en Bruselas será la antesala de la legitimidad que el Gobierno de Sánchez viene dando últimamente a la causa separatista. Será la última «rendición del Estado».

Aunque el líder de ERC, Oriol Junqueras, busca también su fotografía junto a Sánchez, el entorno del expresidente insiste en la primacía de Puigdemont. Porque el orden de los factores separatistas sí altera el resultado. Por tanto, aunque la ley de amnistía tarde en aprobarse —ante los previsibles frenos del Senado, los informes del CGPJ y un posible recurso de inconstitucionalidad presentado por el Tribunal Supremo—, la foto se hace más necesaria que nunca.

+ en
.
Fondo newsletter