«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Rajoy: 'La moción es una tomadura de pelo y sirve al afán de Sánchez'

El presidente del Gobierno asegura que Sánchez quiere ser presidente y le «urge», y esas urgencias son la causa de que haya actuado con «prisas» y sin medir las consecuencias de sus decisiones.


El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, le ha preguntado al secretario de Organización del PSOE, José Luís Ábalos, si cuando salga la sentencia por el caso de los ERE en Andalucía también se van a presentar una moción de censura a sí mismos.
«¿Son ustedes acaso Teresa de Calcuta?», ha interpelado Rajoy al dirigente socialista durante el debate de la moción de censura del PSOE, en el que el jefe del Ejecutivo ha recordado a los socialista que nadie está libre de corrupción.
«Señor Ábalos, ¿pueden ustedes presumir de incorruptos?, ¿tienen algún procesado en sus filas?, ¿le han abierto a algún militante de su partido juicio oral?, ¿tienen algún condenado en sus filas?, ¿alguien de su partido está en la cárcel por corrupción?. Señor Ábalos, ¿cuando llegue la sentencia de los ERE se van a poner una moción censura a sí mismos?, ha ironizado.
Ha subrayado que la moción de censura del PSOE contra él es en definitiva una «tomadura de pelo» de los socialistas, que incurren en «pura contradicción» cuando dicen que su iniciativa es «de Estado» y luego tienen los apoyos que tienen. Rajoy ha finalizado su primera intervención en el debate señalando que éste es un «intento inútil» de justificar «bajo una falsedad» lo que no es más que «una exaltación del no es no» de Pedro Sánchez, que aprovecha «cualquier resquicio» y «cualquier atajo» para «asaltar el poder». Es en suma, ha añadido, «oportunismo al servicio de una ambición personal».
En su segunda réplica, ha recordado a los socialistas las numerosas ocasiones en que sus dirigentes han rechazado pactar con los independentistas, cuyo apoyo necesitan ahora para que salga adelante su moción.
Rajoy incluso ha citado frases textuales de algunos destacados socialistas, incluido el secretario de Organización, José Luis Ábalos, que ha defendido la moción en el pleno y quien, según el presidente, dijo: «los independentistas no pueden ser aliados nuestros ni en una moción de censura». «Fin de la cita, señor Ábalos», ha afirmado.
Además de esas palabras, Rajoy ha recordado cuando el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, afirmó: «Si no dejamos claro que el PSOE no tiene nada que ver con los independentistas ni por activa ni por pasiva, en Extremadura nos matan».
Las palabras del presidente de Aragón, Javier Lambán, cuando aseguró que Sánchez no podía ser presidente con el «permiso de los partidos independentistas de Cataluña»; y de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, quien tras las elecciones reconoció que con 84 diputados los españoles habían mandado al PSOE a la oposición, han sido otras de las frases que ha recordado Rajoy.
Incluso ha recurrido a las afirmaciones del expresidente Felipe González cuando dijo que «un gobierno Frankenstein, como diría Rubalcaba, no sería bueno ni posible».
También se ha apoyado en las palabras del socialista Josep Borrell, quien aseguró que «nadie tiene en la cabeza un Gobierno con el señor Tardá y el señor Rufián, no hay nada que hablar con ellos; y en las del diputado Rafael Simancas, quien afirmó que no contemplaba una alternativa que implique un pacto «implícita o explícitamente» con los independentistas. «Perdón, señor Simancas», ha dicho Rajoy al diputado socialista sentado hoy en su escaño durante el debate de la moción de censura de su partido.
El presidente ha llegado a recordar cuando el secretario general del PSOE de La Rioja, Francisco Ocón, admitió que confió en Sánchez para percatarse después que era «un bluff», y que el socialista José Bono también consideró que gobernar con 84 diputados era una «impostura». Declaraciones que le han servido a Rajoy para constatar que la moción de censura es fruto de «los afanes de Sánchez», que quiere ser presidente y le «urge», y esas urgencias -según el jefe del Ejecutivo- son la causa de que haya actuado con «prisas» y sin medir las consecuencias de sus decisiones.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter