'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La Fiscalía respalda la actuación policial el 1-O y critica la irresponsabilidad del Govern

La Fiscalía considera que la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil para impedir el 1-O no afectó «en absoluto a la normal convivencia ciudadana» y recrimina al Govern que convocara «de forma irresponsable» a los ciudadanos en concentraciones «tumultuarias» ante los locales de votación.

En un escrito presentado ante el juzgado de instrucción número 7 de Barcelona, que tiene en sus manos la denuncia de la Generalitat contra las cargas de la Policía Nacional y la Guardia Civil el 1-O, el ministerio público se opone a investigar la actuación global de ambos cuerpos y pide que se indague solo la intervención de los agentes en un local de votación, la escuela Jesuitas de Sant Gervasi.
El fiscal entiende que en la jornada del 1-O, en algunos casos los agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional intervinieron en «legítima defensa» frente a la intervención de «individuos no identificados» que actuaron «violentamente» en su contra, y remarca que ambos cuerpos obedecieron la orden judicial de impedir el referéndum, que también se había trasladado a los Mossos d’Esquadra.
Tras las cargas policiales para impedir el 1-O, la Generalitat denunció a la Policía Nacional y la Guardia Civil ante el juez al considerar que sus actuaciones fueron «violentas y desproporcionadas» y supusieron una «manifiesta perturbación de la paz pública» y un «claro incumplimiento» de las ordenes judiciales que especificaban que las fuerzas de seguridad no podían afectar a la «normal convivencia ciudadana».

Rechazan la denuncia de la Generalitat

«Nada más lejos de la realidad», responde el Fiscal, que considera «general, indiscriminada e inconcreta» la denuncia del Govern y defiende que las medidas adoptadas por la Policía y la Guardia Civil «en absoluto afectaron a la normal convivencia ciudadana».
«Afectaron, sin duda, a los numerosos grupos de personas que de forma irresponsable habían sido convocados por el Govern de la Generalitat, conocedor de la ilegalidad del acto y de las medidas judiciales adoptadas (para impedirlo)», sostiene el ministerio público
Para el fiscal, grupos de personas se «agolparon» de forma «voluntaria, concentrada y coordinada» en determinados puntos de Barcelona para «de forma tumultuosa impedir a los agentes policiales intervinientes el cumplimiento de la resolución judicial» que les ordenaba impedir el 1-O.
«La actuación de los cuerpos policiales actuantes podría estar amparada por la causa de justificación de cumplimiento de un deber y, en algunos casos, por la legítima defensa frente a las actuaciones de individuos no identificados por el momento, que actuaron violentamente contra los agentes cometiendo presuntos delitos de atentado y resistencia», sostiene el fiscal.

Policía y Guardia Civil obedecieron al TSJC

Según el escrito, la Policía y la Guardia Civil actuaron en cumplimiento de una orden expresa del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que les ordenó impedir la apertura de los colegios, por lo que ambos cuerpos obedecieron estas directrices, que también se habían trasladado, según recuerda, a los Mossos d’Esquadra.
El fiscal ve «imposible» contestar a una «acusación genérica» como la de la Generalitat, que sostiene que la Policía Nacional y la Guardia Civil usaron la «violencia» contra personas que se concentraban «pacíficamente», al considerar que es una acusación «indiscriminada» sobre la actuación de numerosos agentes a lo largo de todo el día.
En cualquier caso, el ministerio público, en un «ejercicio intelectual», basándose en los datos proporcionados por la Generalitat, remarca que si el 1-O votaron 2.262.424 personas y 844 resultaron heridos, de ello se desprende que un 0,037% de los votantes resultaron afectados por la «presunta violencia policial».
Además, al haber un único herido grave, el fiscal remarca que ello representa que hubo «un 0,000042 % de individuos afectados por la presunta violencia grave policial».
No obstante, el fiscal reconoce que cada uno de los casos concretos «merece y obliga» a jueces y fiscales a aclarar lo sucedido, por lo que pide que se abra una investigación sobre la intervención policial en el centro educativo Jesuitas de Sant Gervasi, en la calle Porvenir de Barcelona.

La Fiscalía investiga la expulsión de policías de hoteles

Por otro lado, la Fiscalía de Barcelona ha abierto diligencias para investigar la expulsión de los agentes de la Policía Nacional de los hoteles de Pineda de Mar y Calella (Barcelona) en los que se hospedan y la posible implicación de los «responsables municipales» en esa decisión.
En un escrito, la fiscal jefa de Barcelona, Ana Magaldi, delega la investigación al servicio especial de Delitos de Odio y Discriminación de Barcelona.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

Las imágenes de los intolerables ataques a la Guardia Civil y Policía

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter