«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Urdangarin obtiene el segundo grado… como la mayoría de los presos

Esta medida, que ha avanzado el diario digital El Confidencial, se establece a los dos meses de ingresar en prisión y la obtienen la mayoría de los presos.

Iñaki Urdangarin, condenado por el Tribunal Supremo a cinco años y diez meses por el caso Nóos, ha sido clasificado en segundo grado penitenciario, según han confirmado a EFE fuentes de Instituciones Penitenciarias.
Las fuentes han precisado que la propuesta para clasificar a Urdangarin se realizó el pasado día 9 y la Junta de Tratamiento de la cárcel abulense de Brieva -donde está preso desde el 18 de junio- lo acordó el día 17. Esta medida, que ha avanzado hoy el diario digital El Confidencial, se establece a los dos meses de ingresar en prisión y la obtienen la mayoría de los presos. Cuando el yerno del rey Juan Carlos cumpla un cuarto de la condena podrá gozar del primer permiso penitenciario.
¿Qué es el segundo grado?
Según la definición que ofrece Instituciones Penitenciarias, el Segundo Grado es el que corresponde a los penados «en quienes concurren unas circunstancias personales y penitenciarias de normal convivencia, pero sin capacidad para vivir, por el momento, en semilibertad».
Así, y según la descripción de la misma institución, en esta situación penitenciaria -denominada de régimen ordinario-  «la separación interior en el centro, además de basarse en los criterios de sexo, edad, antecedentes, estado físico o mental, se ajusta a las necesidades del tratamiento, a los programas de intervención y a las condiciones generales del Centro.
El trabajo y la formación tienen la consideración de actividades básicas en la vida del Centro. El horario y calendario de actividades son fijados por el Consejo de Dirección, respetando diariamente ocho horas de descanso y dos para asuntos propios del interno o interna, así como tiempo suficiente para atender actividades terapéuticas y culturales y a las comunicaciones con familiares o amigos. Dicho horario es de obligado respeto.
Los internos e internas están obligados a realizar las prestaciones personales necesarias para el mantenimiento del buen orden, la limpieza y la higiene en los establecimientos».

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter