«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
El único arraigo que vincula con España del condenado es «haber delinquido»

VOX consigue que el juez incluya en la pena la expulsión de España del inmigrante ilegal boliviano que violó a una menor de edad en Igualada

Joan Garriga, diputado en el Parlamento de Cataluña

VOX ha conseguido que el juez incluya en la pena la expulsión de España del inmigrante ilegal boliviano que violó a una menor de edad en Igualada. El agresor ha sido condenado a 35 años de prisión —20 por intento de asesinato y 15 por agresión sexual—.

La coordinadora Nacional Jurídica de VOX, Marta Castro, que dirigió la acusación popular que ejerció la formación en este caso, ha señalado que se trata de una agresión cuya gravedad de las lesiones «se ven habitualmente en una mesa de autopsia» y la «probabilidad de fallecimiento era del 99%».

Destaca Castro que el juez impone el cumplimiento íntegro de la condena y la posterior expulsión de España con prohibición de volver en diez años. Porque, tal y como se extrae de la sentencia, el único arraigo que vincula con España del condenado es «haber delinquido» previamente con actos de similar naturaleza, además de no aceptar las normas de convivencia.

«Este caso es un buen ejemplo en la necesidad de las medidas que VOX propone sobre control de la inmigración irregular para aumentar la seguridad en nuestras calles», ha explicado.

El agresor sexual, de origen boliviano y 23 años, está en prisión desde su detención en abril de 2022, tras cinco meses de investigación de los Mossos. Dos camioneros explicaron que encontraron a la víctima junto a una nave industrial de un polígono: «Estaba todo lleno de sangre».

Este trabajador estaba dentro de la nave y ha aclarado como había poca luz (eran sobre las 7 y estaba amaneciendo) no habría podido ver a la chica, que estaba a unos 200 metros, si no fuera porque lo avisó un compañero que entraba con el camión y la vio desde el vehículo.

El primer camionero encontró a la chica en el suelo, temblando, medio desnuda y ensangrentada; la tapó con su chaqueta, avisó al otro compañero que instó a «llamar a la ambulancia y a los Mossos porque esta chica está medio muerta».

+ en
.
Fondo newsletter