«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
La víctima pide una indemnización

El alcalde demócrata de Nueva York, acusado de agredir sexualmente a una mujer

El alcalde de Nueva York, Eric Adams. Europa Press

A perro flaco, todo son pulgas. Eric Adams, el alcalde demócrata de Nueva York que comenzó su mandato abanderando el «Welcome Refugees· para acabar personificando a Donald Trump en su discurso antiinmigración cuando se vio con el agua al cuello, ha sido acusado de agredir sexualmente a una mujer en 1993, según una denuncia presentada ante el Tribunal Supremo del estado.

La demandante no ha revelado detalles sobre el presunto incidente en el expediente de tres páginas que cita a la Policía de Nueva York y a la Asociación de Guardianes como acusados, según informa The Messenger. «La demandante fue agredida sexualmente por el demandado Eric Adams en Nueva York, estado de Nueva York, en 1993, mientras ambos trabajaban para el Ayuntamiento de Nueva York», se lee en la denuncia.

Un portavoz del ayuntamiento dice que Adams «no recuerda» haber conocido nunca a su acusadora, quien ha esperado la friolera de 30 años para acusarle, apenas unos meses después de que se convirtiera en una de las voces más importantes y elocuentes contra las políticas fronterizas de la administración Biden. Eso no tiene, seguramente, nada que ver, y todo es una mera coincidencia.

Según el portavoz, Adams «nunca haría nada que dañara físicamente a otra persona y niega enérgicamente tal acusación».

La mujer pide una indemnización de al menos cinco millones de dólares en virtud de la Ley de Sobrevivientes Adultos que entró en vigor en noviembre de 2022, abriendo una ventana de un año para que los acusadores de abuso sexual presenten demandas en los tribunales estatales y federales para reclamaciones antes vedadas por las normas sobre prescripción de delitos.

Varias celebridades, políticos y estrellas del deporte han sido demandados en virtud de la ley, incluso en una avalancha de presentaciones de último momento presentadas en los últimos días antes de que expirara el plazo. El líder de la banda de rock Guns N’ Roses, Axl Rose, el comediante Bill Cosby, el ganador del Oscar Cuba Gooding Jr. y el magnate del rap Sean «Diddy» Combs han padecido demandas de último momento en su contra en virtud de la ley.

Ya saben, #MeToo y todo eso. De esa fiebre de confesiones apolilladas por el tiempo sobre pasados abusos sexuales se legisló en caliente esta ley disparatada que está haciendo caer, precisamente, al mismo tipo de personajes que la apoyaron con entusiasmo, en un caso perfecto de justicia poética.

Pero el caso de Adams podría ser distinto e ir más allá. Hace poco el FBI allanó la casa del principal recaudador de fondos de su campaña en una investigación sobre supuestas contribuciones ilegales de Turquía. Días después, agentes del FBI confiscaron los teléfonos celulares y el iPad del alcalde después de abordarlo en la calle.

.
Fondo newsletter