«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Las ¿contundentes? medidas de Bélgica contra la radicalización islamista

El fiscal federal belga, Frédéric Van Leeuw, planteó la posibilidad de prohibir la visita de páginas de internet con contenido yihadista, solo tres días después del atentado fallido en la estación Central de Bruselas. «Sin restringir la libertad de expresión, debería prohibirse la posesión o, al menos, la búsqueda consciente de propaganda yihadista», declaró el fiscal en unas declaraciones al diario «De Standaard».

Van Leeuw recalcó que «en algunos casos» un sospechoso conserva «una imagen de una decapitación en su móvil», y se preguntó por qué motivo un individuo decide guardar tales escenas o busca en la red las instrucciones para fabricar una bomba.

El primer ministro de Bélgica, Charles Michel, aseguró a su llegada a la segunda jornada de la cumbre europea en Bruselas que «siempre» está «abierto» a analizar medidas para ser más eficaz en la lucha contra la radicalización, si bien instó a lograr un equilibrio entre las libertades fundamentales y la seguridad.

El Parlamento federal belga ya aprobó un proyecto de ley para facilitar la expulsión de residentes extranjeros, incluso los nacidos en el país, si son considerados una «amenaza para el orden público y la seguridad nacional». Estos extranjeros con residencia legal en Bélgica estaban protegidos por una ley de 2005 que impedía su deportación incluso en el caso de una condena criminal, ya que el gobierno consideraba que expulsar a una persona con «lazos importantes con el país» constituía una «doble sanción».

El proyecto de ley fue impulsado por el secretario de Estado de Asilo y Migración, Theo Francken, que defendió que el objetivo de esta nueva normativa eran «los combatientes sirios».

Cabe recordar que el pasado martes, el marroquí de 36 años Oussama Zariouh detonó en dos ocasiones una maleta llena de clavos y botellas de gas en el vestíbulo principal de la estación Central de Bruselas y fue abatido por un soldado después de abalanzarse sobre él al grito de «Allahu akbar» (Alá es grande).

Leer más…

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter