«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Los socialistas en la Eurocámara podrían votar de nuevo lo contrario que todo su grupo parlamentario

Bruselas celebra un debate sobre la injerencia rusa con los vínculos de Puigdemont y el Kremlin encima de la mesa

El secretario general de Junt, Jordi Turull; el expresidente de la Generalidad, Carles Puigdemont y la diputada de Junts, Miriam Nogueras, a la salida del Parlamento Europeo. Europa Press.

Este martes el Parlamento Europeo debatirá sobre una resolución relativa a la injerencia rusa en la Unión Europea. Convencidos en Bruselas de la influencia que el Kremlin ejerce sobre alguno de los Veintisiete, la Eurocámara celebra un pleno para aprobar o rechazar un texto, que se votará el próximo jueves. El debate, sin embargo, pone en jaque al Gobierno de España y a sus socios preferentes, dado que en él se incluyen menciones a «eurodiputados catalanes», según ha adelantado Vozpópuli.

Impulsado principalmente por el eurodiputado español Adrián Vázquez, del grupo de Renew, el pleno de Estrasburgo dedicará un punto monográfico a las injerencias de Rusia en la Unión, gracias en parte a las últimas revelaciones sobre los vínculos entre la parlamentaria letona Tatjana Zdanoka y los servicios secretos rusos. La apertura del expediente permitirá incluir a Puigdemont en las investigaciones, dadas sus conocidas relaciones con el Kremlin.

El caso Voloh, ahora, permitirá que Bruselas indague en los vínculos de la Generalidad con Putin. El propio Puigdemont ha mantenido conversaciones con la eurodiputada Zdanoka y el juez que instruye la investigación de la trama rusa ya amplió seis meses la instrucción para indagar en los evidentes contactos de los líderes separatistas con «individuos de nacionalidad rusa, alemana o italiana», tal y como recoge el magistrado en uno de sus escritos.

En Estrasburgo Putin tiene mala fama y cada vínculo con Rusia se estudia con lupa. Ahora es el Gobierno de Sánchez el que se sitúa bajo el punto de mira de los Veintisiete, si bien nada asegura que los eurodiputados del PSOE apoyen la resolución. Los socialistas en la Eurocámara podrían votar de nuevo lo contrario que todo su grupo parlamentario, como ya hicieron hace apenas unos días al oponerse a una enmienda relativa a la amnistía de delitos de corrupción presentada por los conservadores europeos.

Los europarlamentarios tienen 48 horas para debatir y consensuar una declaración, si bien todo apunta que saldrá adelante sin una cita explícita de Puigdemont pero sí con una referencia a la injerencia rusa en Cataluña: «El uso de la Eurocámara es no mencionar nombres sin sentencia firme. Por eso, lo normal es que se hable de eurodiputados catalanes, pero todo el mundo sabe a quien o quienes nos referimos. A buen entendedor…», revelan fuentes consultadas.

+ en
.
Fondo newsletter