«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Los franceses eligen a los miembros de la Asamblea Nacional

Francia decide | Todo el globalismo se une contra el partido de Marine Le Pen en la segunda vuelta de las elecciones legislativas

Todo el globalismo contra el partido de Le Pen en la segunda vuelta de las elecciones legislativas
Jordan Bardella bajo la mirada de Marine Le Pen. Europa Press

Los franceses están llamados este domingo de nuevo a las urnas para la segunda vuelta de unas elecciones legislativas que no sólo marcarán el futuro inmediato del país sino que terminarán de poner a prueba el marco político que ha regido Francia durante estas últimas décadas, ahora reunido, de centro a extrema izquierda contra la opción patriótica de Agrupación Nacional.

El presidente, Emmanuel Macron, anunció la convocatoria electoral cuando apenas habían cerrado los colegios electorales tras los comicios europeos. En dicha votación, Agrupación Nacional arrasó con más de un 30% de los votos, lo que para Macron justificaba pulsar de nuevo la opinión ciudadana con una renovación de la Asamblea que no tocaba, teóricamente, hasta 2027.

La convocatoria desató un terremoto y las opciones del partido de Marine Le Pen de alcanzar por primera vez el poder movilizaron a los franceses. La participación en la primera vuelta, el pasado domingo, superó el 66,7%, casi 20 puntos más que en 2022.

Agrupación Nacional logró por primera vez imponerse en unas elecciones legislativas. Obtuvo uno de cada tres sufragios válidos frente al 28% del Nuevo Frente Popular (NFP) de formaciones de izquierdas, entre ellas el Partido Socialista (PS) y La Francia Insumisa (LFI).

Juntos, la coalición que representa a los aliados de Macron, quedó relegada en tercera posición, con un 21%, confirmando lo que ya venían anticipando los sondeos, que el órdago lanzado por el presidente le abocaría previsiblemente a la «cohabitación» con un Gobierno de distinto signo político (la última vez que se produjo este fenómeno fue entre 1997 y 2002).

Sin embargo, ninguna de las partes quiere dar por ganada o perdida la batalla. No en vano, el sistema electoral francés reparte los 577 diputados en circunscripciones uninominales, por lo que los porcentajes de votos no se traducen necesariamente en una cifra de escaños equivalente en términos proporcionales. Además, en la primera vuelta sólo se repartieron 66 escaños para aquellos candidatos que obtuvieron una mayoría absoluta. Entre quienes ya tienen su sitio asegurado figura Marine Le Pen, que tiene garantizados otros 38 compañeros en la Cámara Baja del Parlamento.

Por su parte, el Nuevo Frente Popular obtuvo 32, en su mayoría para LFI de Jean-Luc Mélenchon, mientras que el bloque macronista se garantizó sólo dos representantes, a la espera de poder amortiguar este domingo una derrota que previsiblemente le mantendrá en tercera posición.

Más de 200 renuncias contra Agrupación Nacional

El líder de Agrupación Nacional, Jordan Bardella, aspira a ser primer ministro, si bien en esta etapa final se ha ceñido a su promesa de que sólo buscará encabezar el Gobierno si cuenta con una mayoría absoluta a su favor. Este umbral, el de la mayoría absoluta, es el que quieren evitar a toda costa sus rivales, a sabiendas de que una de las opciones alternativas es la ingobernabilidad.

Por este motivo, tanto la extrema izquierda como el partido de Macron acordaron retirar a sus respectivos candidatos en aquellas circunscripciones en que hubiesen quedado terceros, para aglutinar votos y hacer un frente común a la opción patriótica de Marine Le Pen. Macron habló ya en la noche de la primera vuelta de una «gran concentración» contra Agrupación Nacional.

Más de 200 candidatos han cumplido esta consigna y se han retirado, si bien la polémica ha estado servida por la reticencia de varios aspirantes macronistas , principalmente por sus reticencias a secundar candidaturas vinculadas a LFI.

Dispositivo de seguridad para las elecciones

El Ministerio del Interior ha preparado para esta segunda vuelta un dispositivo de seguridad con 30.000 policías y gendarmes, con 5.000 de estos efectivos desplegados en París y sus alrededores. Temen que se produzcan manifestaciones de la extrema izquierda si Marine Le Pen logra la mayoría absoluta.

+ en
.
Fondo newsletter