«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
UNA CUARTA PARTE DEL PAÍS ES RUSA

Letonia celebra elecciones en un contexto marcado por la guerra de Ucrania

LETONIA ELECCIONES UCRANIA
Pancarta de campaña del primer ministro de Letonia, Krisjanis Karins. Reuters.

Letonia celebra este sábado elecciones parlamentarias. Más de un millón y medio de letones están llamados a las urnas para elegir a los 100 miembros de la Saeima, el parlamento unicameral letón. La guerra de Ucrania y la fractura de la política nacional serán un asunto de peso, debido a la existencia de una minoría rusoparlante cuyas actividades se han visto sensiblemente disminuidas en el país desde el comienzo del conflicto por el apoyo concedido por las autoridades letonas, como país miembro de la OTAN, a la defensa nacional ucraniana.

Estas restricciones han modelado durante los últimos meses el panorama político. Según un reciente informe del Instituto de Estudios en Política Exterior, grupos minoritarios favorables a Moscú como la Unión Letona Rusa u organizaciones marcadamente soberanistas como la Asociación Letona para las Regiones (LAR), perteneciente al grupo parlamentario de los Conservadores y Reformistas Europeos del Parlamento Europeo, han ganado en apoyos mientras grandes partidos nacionales anteriormente prorrusos como Armonía, se han ido debilitando al verse obligados a posicionarse contra el Kremlin.

Las encuestas indican que el partido Nueva Unidad del primer ministro Krisjanis Karins, que encabeza la actual coalición minoritaria de centroderecha, formada por cuatro partidos, ganará las elecciones con cerca del 20% de los votos. También es probable que Karins mantenga el cargo, ya que los sondeos le dan como favorito en las casi seguras negociaciones posteriores para un nuevo gobierno.

Después, todo estaría muy apretado. Según recoge Político, Alianza Nacional (NA), partido que ha participado en todos los gobiernos de Letonia desde las elecciones parlamentarias de 2011, miembro del ECR y parte de la coalición actual que lidera Karins, quedaría en segunda posición con el 11% de los votos.

ZZS, la Unión de Verdes y Granjeros podría quedar en tercer lugar con un 9%, empatada con LAR. El partido socialdemácrata Armonía y Los Progresistas recibirían un apoyo del 8% de los votos. El Partido Conservador, que actualmente ejerce como socio de gobierno, al que pertenece el ministro de Justicia, Janis Bordans, está a punto de quedarse sin ninguno de los cien escaños de la Saeima en estos comicios.

Ello se atribuye a lo que algunos votantes perciben como traición de los valores conservadores, después de que Bordans patrocinara un proyecto de ley para legalizar las uniones civiles del mismo sexo, que todavía se encuentra estancada en el Parlamento, informa Swissinfo. Político le da un 4%, cuando el mínimo para entrar en la cámara es del 5%.

Todo ello ocurre en un escenario de transformación en el que la minoría rusa ―una cuarta parte de la población, es decir, casi dos millones de personas― ha lamentado que su voz pública está siendo estrangulada. Las emisiones de los canales rusos han sido suspendidas mientras el Gobierno ha presentado planes para cambiar toda la educación al letón y eliminar la instrucción en ruso.

Ello ha repercutido en la reapertura de las heridas de un pasado disputado. Los miembros de la mayoría étnica letona llevan décadas denunciando que la incorporación del país a la Unión Soviética en 1940 fue una anexión ilegal, mientras que los rusoparlantes defienden que se trató de una incorporación voluntaria.

Los primeros resultados de los comicios se darán a conocer a las pocas horas del cierre de las urnas a las 20.00, hora local, pero cabe insistir en que el primer candidato a formar gobierno no siempre pertenece al partido más votado. Queda a potestad del presidente del país, Egils Levits, designar a quien considere más capacitado para liderar las negociaciones.

Letonia, aseguró Levits el jueves en su discurso final antes de los comicios, “necesita una futura Saeima y un Gobierno que tenga experiencia y previsión, poder y pragmatismo, y cuya prioridad sea la seguridad de Letonia, así como el desarrollo de nuestras Fuerzas Armadas, el establecimiento de un servicio de defensa nacional y una estrecha cooperación dentro de la OTAN”.

El presidente letón incidió en que la guerra en Ucrania debe servir para reafirmar la identidad nacional del país. “No creo en los partidos y políticos que durante décadas han sido incapaces de reconocer y condenar la ocupación (soviética) de Letonia”, indicó en el discurso, “o que tienen, o aún tienen, dificultades para aceptar que el idioma letón es nuestro único idioma oficial”.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter