«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Los detenidos por asesinar a un adolescente francés confiesan su deseo de «matar blancos»

Policía francesa. Europa Press

Las autoridades francesas arrestaron el pasado martes a nueve individuos bajo sospecha de asesinato tras el apuñalamiento mortal de un adolescente francés en un ataque por motivos raciales.

Testigos presenciales de la ola de apuñalamientos del domingo en el pueblo francés de Crépol, que costó la vida a Thomas, de 16 años, y dejó a varios otros heridos, han revelado cómo los pandilleros armados con cuchillos expresaron su deseo de «matar a los blancos».

Thomas, un prometedor jugador de rugby, fue apuñalado en el pecho y el cuello después de abandonar un baile en el pueblo en las primeras horas de la mañana del domingo, mientras una pandilla de un pueblo cercano esperaba a que los asistentes abandonaran el ayuntamiento. Otros dos hombres —de unos 20 años— fueron trasladados a un hospital de Lyon con heridas graves y varios otros fueron tratados por heridas de arma blanca, aunque no se teme por su vida.

En este tiempo se han conocido más detalles sobre lo que la prensa presentó inicialmente como el resultado de una «pelea» entre dos grupos de jóvenes. «No fue sólo una pelea como estamos acostumbrados, donde se lanzan pequeños golpes unos a otros. Vimos llegar entre 15 y 20 personas. No los conocíamos, sacaron los cuchillos, estaban ahí para matar. Lo vivimos como un ataque», dijo un testigo a los medios franceses. «Según los amigos de mi hija, eran unos treinta», aseguró otro residente local. «Gritaron «vamos a matar a los blancos», añadió, en declaraciones a Paris Match.

Posteriormente a la aparición de estos informes periodísticos, la Policía francesa modificó su descripción del ataque y dijo a los medios nacionales que «una reyerta se da cuando dos grupos de jóvenes se citan para pelear. Aquí no estamos en esa configuración».

En las redes sociales circularon imágenes que muestran el apuñalamiento de personas por un grupo de jóvenes que gritan: «p**os gwer» (un modo injurioso de calificar a los blancos en árabe). Los nueve sospechosos tenían su base en la región de Drôme, en el sureste de Francia. Se sabe que siete de los detenidos habían recorrido más de 450 kilómetros hasta la ciudad de Toulouse, donde fueron detenidos. Otros dos fueron detenidos en Romans-sur-Isère, una comuna situada a 20 kilómetros al sur de Crépol.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter