'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Merkel presiona a Polonia para aceptar una política internacional común

El mensaje de Merkel  presiona al Gobierno polaco, que ha rechazado en numerosas ocasiones cualquier modelo que conduzca a una Europa de «dos velocidades» y la segmentación a la hora de tomar decisiones en la escena internacional.


La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó en Varsovia la necesidad de que la Unión Europea tenga una sola voz en la escena internacional, especialmente en relación a Rusia y China, a la vez que aprovechó su viaje para lanzar un mensaje conciliador tras los últimos desencuentros con Polonia.
«Para mí es importante el futuro de los 27 Estados miembros de la UE, no de la zona del euro ni de ningún otro grupo», afirmó Merkel en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, y añadió que «la Unión Europea necesita profundizar en su alianza para lograr una voz fuerte que sea más tenida en cuenta», especialmente en su política hacia Rusia y China.
El mensaje de Merkel  presiona al Gobierno polaco, que ha rechazado en numerosas ocasiones cualquier modelo que conduzca a una Europa de «dos velocidades» y la segmentación a la hora de tomar decisiones en la escena internacional.
Merkel aprovechó su visita a la capital polaca para transmitir su voluntad de trabajar conjuntamente para reforzar la unidad de la Unión Europea, pese a los desencuentros con Varsovia a causa de las polémicas reformas judiciales aprobadas recientemente y la negativa de este país a aceptar su cuota de refugiados.
En un mensaje conciliador, la canciller alemana señaló que Polonia también contribuye a la recepción de refugiados, «aunque se trate de otros refugiados, procedentes de otras regiones», si bien no precisó a qué refugiados se refería.
En otro guiño a Varsovia, que ha venido defendiendo incrementar la ayuda sobre el terreno a los afectados por los conflictos como forma de evitar el éxodo de desplazados hacia Europa, Merkel dijo que Berlín está de acuerdo en la necesidad de fortalecer Frontex y llevar a cabo «proyectos conjuntos fuera de la UE para combatir las causas de la migración».
En esa línea conciliadora, Angela Merkel se mostró confiada en que el diálogo entre Polonia y la Comisión Europea sobre las reformas judiciales aprobadas por Varsovia «tenga éxito».
Por su parte, el primer ministro polaco aseguró que su Gobierno «está dispuesto» a mantener conversaciones «constructivas» con las instituciones comunitarias sobre esta cuestión, aunque defendió que los cambios en el sistema de justicia de Polonia «son necesarios para aumentar la independencia, la objetividad y la calidad del sistema judicial».
«Las conversaciones que tendrán lugar en los próximos dos meses serán cruciales, aunque puedo decir que veo la luz al final del túnel y creo que podremos llegar a un acuerdo», añadió Morawiecki.
Mateusz Morawiecki también subrayó «la importancia de la solidaridad europea a la hora de definir el nuevo presupuesto de la UE», y defendió aumentar las contribuciones de los Estados miembros tras la salida del Reino Unido.
«Acordar un nuevo presupuesto para la UE será difícil a causa del ‘brexit'», reconoció la canciller alemana, quien eludió responder de manera taxativa a la pregunta de si la asignación de fondos bajo el nuevo presupuesto de la UE se hará depender de que los Estados miembros respeten el Estado de derecho y acepten su cuota de refugiados.
Ambos mandatarios también se refirieron al envenenamiento en el Reino Unido del exespía ruso Serguéi Skripal, sobre el que Morawiecki afirmó que «la UE debería dar una respuesta firme y no solo simbólica», y dijo que espera que «el ataque ruso se incluya en las conclusiones del próximo Consejo Europeo».
Tras la rueda de prensa, la canciller alemana mantuvo un encuentro con el presidente de Polonia, Andrzej Duda.

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter