'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

El 'niño' refugiado que asesinó a una menor tiene en realidad 20 años

La ausencia de controles y comprobaciones efectivas por parte de las autoridades europeas ha provocado un fraude sin precedentes.


Miles de personas han accedido a Europa sin ningún tipo de control fronterizo gracias al ‘Welcome Refugees’ proclamado por la canciller alemana, Angela Merkel. Muchos teóricos refugiados, que en realidad eran migrantes económicos, trataron de aprovecharse de la legislación europea y se hicieron pasar por niños. Nadie se lo impidió.
Las autoridades guardaron (aún guardan) un controvertido silencio cuando comenzaron a comenzarse los primeros casos de suplantación de menores. En 2016, tras unas duras negociaciones entre Francia e Inglaterra, Theresa May aceptó las condiciones francesas y siguiendo los principios de la convención de Dublín, que establece que los menores que viajan solos deben ser acogidos en aquellos países donde ya tienen familiares, abrió sus fronteras. La polémica surgió cuando los primeros inmigrantes llegaron al país desde Calais y su aspecto no era, precisamente, el de unos niños.
Las fotografías de los diarios británicos mostraron a un grupo de adultos, de entre 20 y 30 años de edad, esperando para completar los trámites de entrada. Las redes sociales destacaron especialmente la imagen de un hombre enjuto, ya casi con arrugas, que a todas luces no es menor. La opinión pública puso el grito en el cielo y denunció la ausencia de controles “especiales para este tipo casos”.

‘El caso de la menor asesinada’

«Un niño refugiado de 15 años mata a una menor edad en Kandel». Este fue el titular que muchos medios alemanes eligieron para titular el desenlace de un caso que había generado una oleada de suspicacias en la opinión pública. Un informe médico que se ha hecho público esta semana demuestra que el asesino tiene en realidad 20 años y entró al país engañando a las autoridades.
Un grupo de médicos realizaron un examen en profundidad de sus manos, dientes y otras partes del cuerpo gracias a una máquina de rayos X. Die Welt ha informado, no obstante, que el afgano será juzgado como un menor por lo que la condena máxima que puede recibir será menor a los quince años.
El pasado 27 de diciembre, el hombre fue arrestado tras apuñalar a la adolescente hasta la muerte en el interior de la farmacia. Los investigadores creyeron entonces que se trataba de un crimen pasional, pues ambos habían mantenido una relación meses atrás.

Una práctica habitual

Un pediatra sueco desmontó las cifras que las autoridades ofrecen a diario acerca de la crisis de refugiados. Este hombre, encargado de tratar a alguno de los miles de recién llegados, aseguró haber visto a muchas personas catalogadas como niños que en realidad son mayores de edad e incluso algunos de ellos superan los cuarenta años.
“Son muchos los casos de supuestos niños que tienen barba y bigote”, recordó Josef Mileread, cuyas palabras crearon conmoción en todo el país. Suecia ha acogido durante el último año a 31.000 solicitantes de asilo, unas cifras muy elevadas teniendo en cuenta su población. Sin embargo, sorprende que aquí el número de menores no acompañados en la Agencia de Inmigración sea tan elevado.
Milerad reveló que estas cifras están adulteradas y mostró para ello el caso de varios adultos que trataron de hacerse pasar por niños. Las condiciones para los menores no acompañados son mucho más beneficiosas, es más complicado que sean deportadas, por lo que muchos refugiados tratan de lograr este estatus.

‘Hay muchos que odian a los cristianos’

Ni la derecha alternativa ni las autoridades policiales. Una voluntaria en un campo de refugiados desveló que muchos de los recién llegados admitían sin ambages que «odian a los cristianos y que pretenden islamizar Alemania». De hecho, las autoridades cuentan con hechos probados de los intentos de muchos de estos migrantes de poner en marcha un proyecto legal para que el islam cobre importancia en el país.
La mujer, de unos 39 años de edad, trabajó con los refugiados en varios centros del país y, tal y como declaró a la inteligencia alemana, escuchó a varios de ellos proferir insultos contra los cristianos y predicar el odio hacia todas las personas que siguen otra religión.
La declaración de la traductora puso de manifiesto un fenómeno importante: los musulmanes incitan a tener más hijos a las familias para superar demográficamente a los cristianos. Y es que el argumento económico ha sido esgrimido por las élites mundiales para justificar la inmigración masiva, empezando por la propia ONU, mientras la mayor parte de los gobiernos occidentales dictan políticas contrarias a la familia.

El mito del migrante económico

El tiempo terminó destapando la realidad de la crisis de refugiados y, no resulta sorprendente, los argumentos utilizados entonces por la UE son muy similares a los de la ONU actual. Las decisiones de Angela Merkel pusieron en riesgo la estabilidad europea bajo el pretexto de la necesidad económica. La idea era importar mano de obra y las élites de Bruselas no dudaron. Felipe González, George Soros y algunas de las empresas más importantes del mundo, como Airbus, trataron de aprovechar la situación para exigir la retirada del salario mínimo interprofesional.
La sorpresa llegó cuando se filtró que el DAX, el índice bursátil donde cotizan los 30 consorcios más importantes de Alemania, sólo emplea a 63 refugiados y, de esa cifra, 50 están contratados por Deutsche Post DHL. Cabe recordar que el ente puso en marcha una campaña para emplear a estas personas en la cadena de entrega de paquetes, incluso por delante de los parados alemanes.
Un dato reseñable dado que la gran patronal alemana se convirtió en defensora de las políticas de la canciller. “Los refugiados serían un pilar para el próximo milagro económico alemán”, decía el jefe de la automotriz Daimler, Dieter Zetsche. Sin embargo, meses después, la situación es muy diferente. Los empresarios alegaron, entre otros motivos, la falta de formación de los refugiados. Unas palabras que chocaban con las declaraciones de Zetsche hace un año: “Ni cada refugiado es emprendedor, ingeniero o mecánico brillante, pero todos persiguen un futuro mejor y están altamente motivados. Esa es la gente que busca Mercedes y necesita el país”.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter