«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
«El fin no justifica todos los medios»

Tensión en el tripartito alemán: dirigentes del FDP critican la nueva ley contra la libertad de expresión

El dirigente alemán Wolfgang Kubicki. Europa Press

El acoso totalitario que está aplicando el Gobierno de coalición alemán contra los grupos de derecha en el país está llegando a extremos tan alarmantes que incluso políticos de los partidos en coalición empiezan a dar la voz de alarma.

La marcha hacia la censura y el acoso de disidentes ha generado una tensión creciente entre los partidos de la coalición tripartita, y los Demócratas Libres de FDP muestran cada vez más su malestar con las amenazas a la libertad de expresión, auspiciadas por la ministra de Interior, Nancy Faeser.

En el centro de la polémica está la nueva Ley de Promoción de la Democracia, que con ese orwelliano nombre permitirá a las fuerzas del orden y a las agencias de inteligencia remodelar el país con una serie de medidas que permitirán al Gobierno actuar contra quienes lo critican, incluida la capacidad de procesar las expresiones de opinión que normalmente caen por debajo del umbral de la responsabilidad penal.

Esto ha alarmado, comprensiblemente, al FDP, miembro de la coalición del Gobierno alemán y de tendencias liberales. El vicepresidente del Bundestag, Wolfgang Kubicki, líder federal adjunto del FDP, ha llegado a declarar al periódico Bild que «la lucha contra la ‘derecha’ parece haberse convertido en una lucha contra los derechos», y califica a Faeser como una «amenaza a la democracia».

Pero Kubicki no está sólo en esto. Linda Teuteberg, diputada y exsecretaria general del FDP ha salido a la palestra en X (antes Twitter) para recordar que «la libertad de opinión y el principio de proporcionalidad son contenidos centrales de nuestra constitución. El fin no justifica todos los medios. Bien intencionado no significa bien hecho. Desacreditar las críticas legítimas citando asesinatos políticos es infame».

Kubicki también ataca Thomas Haldenwang, de la CDU, presidente de la principal agencia de inteligencia de Alemania, la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV), que ha introducido cambios polémicos en la agencia que le permiten supervisar a los disidentes en busca de pruebas de «deslegitimación del Estado», término indefinido donde los haya.

+ en
.
Fondo newsletter