«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Visegrado aprueba donar 35 millones para la gestión de la crisis en Libia

El grupo de países de Visegrado (Hungría, Eslovaquia, Chequia y Polonia) se comprometió hoy a conceder 35 millones de euros para apoyar la labor de la Unión Europea (UE) en la gestión de los flujos migratorios que llegan principalmente de Libia.
«Estamos dispuestos a contribuir con una cantidad considerable de dinero para defender la frontera exterior de la UE, a las acciones de la UE en el territorio de Libia», indicó a la prensa el primer ministro magiar, Viktor Orbán, tras una reunión de este grupo con su homólogo italiano, Paolo Gentiloni, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.
El Grupo de Visegrado, que se ha mostrado muy crítico con las cuotas obligatorias para que los Estados miembros se repartan a los demandantes de asilo que llegan a sus fronteras (algo que se quiere abordar en la reforma del llamado reglamento de Dublín, hasta ahora estancada), mantuvo esta reunión previa a la cumbre de líderes de la UE.
«Presentamos la idea de los Cuatro de Visegrado a la Comisión Europea y a Gentiloni (…) Queremos formar parte de la cooperación en este aspecto», comentó Orbán.
Juncker quitó hierro a los «malentendidos» que a veces parece haber entre Bruselas y este grupo de países del Este, y se dijo «feliz» de que la cooperación entre ellos esté dando «los primeros resultados».
«Es la prueba de que los Cuatro de Visegrado se alinean completamente en lo que se refiere a solidaridad con Italia y con otros países», dijo Juncker en referencia a uno de los Estados miembros que más solicitantes de asilo recibe por su situación geográfica, principalmente de ciudadanos de Oriente Medio.
Gentiloni apreció, por su parte, «el esfuerzo» de estos países, donde es consciente de que la política migratoria ocupa un lugar prominente en los debates nacionales.
Los Veintiocho se reunirán  con un debate sobre migración como uno de los puntos más candentes en su agenda, especialmente después de que el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, haya propuesto como base de la discusión una carta en la que considera las cuotas obligatorias planteadas por la Comisión Europea como ineficaces.
«Tusk ha dicho lo que estamos pensando, que las cuotas no son la solución», indicó el primer ministro checo, Andrej Babis, quien defendió dar prioridad a la lucha contra las mafias migratorias, «que están ganando millones» con su negocio ilegal.
Para el primer ministro eslovaco, Robert Fico, la aportación anunciada hoy para engrosar el fondo fiduciario de la UE para África no tiene vocación de «reemplazar las cuotas», pero dejó claro que sobre éstas «no hay un acuerdo general en la Unión».
«No conecten esta expresión de generosidad con Libia con las cuotas», pidió, al tiempo que dijo alinearse con «la idea de Tusk, que las rechaza desde el principio».
«Ofrecemos diferentes posibilidades para la solidaridad», apuntó.
Fico indicó además que, «si vemos buenos proyectos en el futuro, estamos dispuestos a ofrecer más dinero».
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter