'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Wexting: 4.000 Muertos y 60.000 heridos en 2012

¡Enviar SMS mientras caminas (“Wexting”) es más peligroso de lo que piensas!

En estos días, muchos de nosotros sentimos la necesidad de estar “conectados” constantemente.

Vemos a personas enviando continuamente mensajes de texto desde su móvil y disfrutamos de las nuevas tecnologías que nos dan más libertad y nos hacen la vida más fácil. Sin embargo, el problema surge cuando algunas personas envían mensajes a la vez que conducen o caminan por la calle dejando de estar pendientes de su entorno y los distintos obstáculos.

Frecuentemente, asisto en mi consulta a pacientes con lesiones graves relacionadas con el envío de mensajes de texto al caminar. Pacientes con esguinces, fracturas de muñeca, fracturas de tobillo y fracturas que requieren cirugía porque la gente ciertamente no está prestando atención mientras camina.

Incluso ha aparecido una nueva lesión relacionada directamente con los mensajes de texto; es el “Teenage Texting Tendonitis“, o TTT. Lesión debida al hábito que tienen muchos adolescentes de escribir más de 200 mensajes de texto al día, ocasionando principalmente problemas de cuello y entumecimiento del pulgar.

El ver que una peatón se cae en un agujero o se mete delante de un autobús porque tiene un teléfono móvil enfrente de su cara parece más un video de humor que una realidad, pero el envío de mensajes de texto mientras se camina está dando lugar a una serie de lesiones graves entre los transeuntes. De hecho, este tipo de accidentes muchas veces van más allá de una simple situación vergonzosa, convirtiéndose en una fractura facial, lesión ocular, traumatismo craneal o incluso la muerte de la persona distraída.

Hemos visto en las noticias como una mujer de Pennsylvania fue captada por las cámaras de seguridad de un centro commercial cuando se caía dentro de una fuente de agua mientras enviaba un mensaje de texto desde su móvil.

En agosto del año pasado, un hombre de Filadelfia cayó en un andén del tren al estar distraído con su móvil. Afortunadamente sobrevivió al no pasar un tren en ese momento y porque un buen samaritano le ayudó a salir.

Uno de los casos más extremos se produjo en febrero del 2011 cuando un adolescente de 19 años murió en Melbourne, Australia al caer de un garage de varias plantas mientras enviaba mensajes de texto a su amigo.

En España, la adicción a los móviles es parecida a la que se registra en Estados Unidos, donde en 2012 murieron 4.000 personas por este tipo de distracciones y hubo más de 60.000 peatones heridos por la falta de atención al caminar.

La solución para evitar estas lesiones parece simple; las personas podrían moverse a un lado y dejar de caminar para responder sus mensajes de texto. Sin embargo, modificar la conducta de las personas no es una tarea fácil.

En Estados Unidos, varias ciudades como por ejemplo New Jersey, ha establecido una legislación para frenar el uso de dispositivos electrónicos portátiles, mientras que los peatones están cruzando la calle. Pondrán una multa de USD$ 85 a quien sorprenda in fraganti realizando esta práctica.

Incluso los desarrolladores de software han comenzado a reconocer el peligro de caminar distraído, y están surgiendo numerosas aplicaciones para móviles que proyectan lo que la cámara esta captando y lo pone como imagen de fondo mientras escribimos los mensajes.

La Universidad de Manitoba (Canadá) está trabajando en un sistema, denominado CrashAlert, que usa una cámara con sensor de profundidad para detectar obstáculos y hace saltar un aviso en la pantalla del teléfono antes de que te choques con ellos, permitiéndote moverte con seguridad por los espacios públicos, sin apartar la mirada del aparato.

Personalmente, creo que lo primero que habría que hacer sería concienciar a la sociedad que no debe de usar el móvil mientras esté realizando alguna actividad que pueda afectar a terceras personas. Ya sea caminar en la calle, conducir, utilizar alguna maquinaria, etc.

Es evidente que debemos recordar la lección que nos enseñaron nuestras madres : “mira por donde caminas y mira a ambos lados antes de cruzar la calle”.

Dr. Enrique Galindo Martens 

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter