«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
EVALÚAN ESCALAR LAS ACCIONES DIPLOMÁTICAS

El Gobierno de Boluarte denuncia la injerencia del boliviano Arce en los asuntos internos de Perú

El presidente de Bolivia, Luis Arce. Europa Press

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú protestó el lunes las declaraciones del presidente izquierdista de Bolivia, Luis Arce, en temas de política interior peruana. Todo ello en el marco de la crisis política que se vive actualmente en el país sudamericano. Además de una nota de protesta consignada a la embajada de Bolivia en Lima, la Cancillería del Gobierno de Dina Boluarte afirma estar estudiando otras acciones diplomáticas a seguir en este caso.

El malestar, ha manifestado el Ministerio de Exteriores peruano, nace de las declaraciones que previamente ofreció el propio Arce sobre las protestas que desde hace semanas se desarrollan en distintas partes de Perú, así como la valoración que se tiene en La Paz del Gobierno de Boluarte.

Recientemente el jefe de Estado boliviano afirmó: “No reconocemos al Gobierno actual y apoyamos a nuestros hermanos que están luchando contra la dictadura de Dina Boluarte (…) tenemos al pueblo peruano en una lucha por recuperar su democracia y también por recuperar el derecho a elegir un Gobierno que los represente”.

Sobre las declaraciones de Arce la Cancillería peruana ha dicho que “este persiste en una injerencia inaceptable en asuntos que sólo competen a los peruanos”.

En días pasados diversos sectores políticos peruanos habían enfilado contra el antecesor de Arce en el poder, el líder cocalero Evo Morales, quien presuntamente habría estado visitando la porosa frontera entre Perú y Bolivia para promover activamente desde la población de Puno revueltas contra el Gobierno de Boluarte y promocionar su proyecto de “plurinacionalidad” en el país andino.

El congresista Ernesto Bustamente (de la formación fujimorista Fuerza Popular) propuso el domingo que Perú diese un ultimátum al Gobierno boliviano y al MAS en lo relativo a la injerencia con la que ha actuado en los últimos días para promover revueltas, asomando incluso el escenario de la intervención militar peruana en territorio boliviano, si fuere necesario.

“El Perú debe dar ultimátum a gobierno de Bolivia, para que detenga apoyo material y financiero a terroristas en Perú. Cumplido el plazo sin solución, el Ejército del Perú deberá ingresar a Bolivia y ocupar cautelarmente recursos naturales que garanticen una ulterior reparación”, indicó Bustamante.

Las revueltas en Perú han dejado más de medio centenar de muertos hasta el momento. A finales de la semana pasada llegaron a la capital del país, en el marco de la llamada “toma de Lima”.

ESPAÑA

.
Fondo newsletter