«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
SE PROFUNDIZA LA SEPARACIÓN ENTRE CRISTINA KIRCHNER Y ALBERTO FERNÁNDEZ

El kirchnerismo, dividido tras 20 años de haber tomado el poder por primera vez

Alberto Fernandez y Cristina Kirchner. Photo: Prensa Senado/telam/dpa

Este jueves la vicepresidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, protagonizó el acto en el que el peronismo conmemoró el aniversario número 20 de la llegada al poder del fallecido Néstor Kirchner. El evento, marcado por la ausencia del actual presidente del país sudamericano, Alberto Fernández, dejó en claro los serios problemas de unidad que afronta el oficialismo en momentos en los que se espera que éste pueda ser desplazado del Gobierno luego de las elecciones de octubre.

Cristina Kirchner, sobre quien pesa una condena -que aún no es firme- por corrupción a seis años de cárcel e inhabilitación política perpetua, intentó cautivar a los asistentes a la emblemática Plaza de Mayo de Buenos Aires con un discurso en el que recordó las viejas glorias del movimiento que lideró por varios años, aprovechando además la oportunidad para atacar a la oposición y dejar entrever incluso algunos cuestionamientos a la actual gestión de Gobierno peronista.

«Todos saben las diferencias que he tenido y tengo y no es necesario explicarlas… Lo dije un 20 de diciembre en La Plata cuando señalé: ‘Va a haber crecimiento, pero ojo cuiden los precios de la economía porque sino se lo van a llevar 4 vivos’. Y pasó, se lo están llevando 4 vivos. Porque Argentina volvió a crecer, porque a pesar de las equivocaciones o diferencias, este gobierno es infinitamente mejor de lo que hubiera sido otro de Mauricio Macri», dijo la vicepresidente, quien desde hace un tiempo ha dado rienda suelta a una pugna a ratos soterrada y a ratos abierta con el actual jefe de Estado argentino.

Por su parte, el presidente Fernández vio los toros desde la barrera, en el entendido de que ni siquiera fue invitado oficialmente al acto. Para él la jornada transcurrió en la localidad costera de Chapadmalal -a unos 400 kilómetros de la capital- junto a su familia; desde allí aseveró que la distancia que ha puesto Cristina Kirchner entre ambos no es algo que le tenga especialmente molesto.  

«Creo que para todos los argentinos hoy es un día que debemos llamarnos a la unidad, al encuentro, a la reflexión (…) tenemos que ser capaces de estar juntos, de avanzar y de lograr los objetivos que queremos (…) Para los que somos peronistas, tenemos que estar todos en la plaza recordando a Néstor, porque Néstor nos une. Yo no voy a estar, pero Néstor nos une», dijo un Fernández que dejó entrever las obvias diferencias que se cuecen a lo interno del oficialismo en momentos en donde tanto él como su vicepresidenta han dicho públicamente que no tienen intención de ser candidatos a la presidencia en los comicios de octubre.

No es para menos. Reportes económicos recientes, como el difundido por Bloomberg, asoman que la crisis económica argentina no tendrá fin; al menos no por ahora. Al cierre de abril el país registró una inflación anualizada que ya alcanza el 108,8%, con lo que este indicador se convierte en el segundo peor de la región, sólo superado por el de la Venezuela gobernada por el chavismo.

Esto obviamente ha generado réplicas en las preferencias electorales de la población, que ha comenzado a ver hacia aceras distintas a las del peronismo kirchnerista de cara a los comicios generales por venir.

El estudio de Satisfacción Política y Opinión Pública de la Universidad de San Andrés (UdeSA) publicado a principios de abril mostró números récord en cuanto a desaprobación de la gestión de Fernández. Para entonces sólo un 17% de los argentinos dio el visto bueno a su Gobierno, mientras que un abrumador 81% lo suspendió.  

Por su parte, el estudio Synopsis, concluido a mediados de abril y publicado a principios de mayo mostró la preferencia que ha venido ganando el candidato alternativo Javier Milei, quien obtuvo un 24,9% de apoyo, frente a un 17,5% de respaldo registrado por Cristina Kirchner y los candidatos de la coalición centro-derechista Juntos por el Cambio Horacio Rodríguez Larreta (12,4%) y Patricia Bullrich (8,2%).

En un escenario en el que ni Cristina Kirchner ni Alberto Fernández serán candidatos, el oficialismo parece alinear sus esfuerzos en torno a la opción candidatural del actual ministro de Economía, Sergio Massa. Sin embargo, todo está por verse, dado que los abanderados presidenciales de cada una de las formaciones emergerán del tradicional proceso argentino de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) que están pautadas para el 13 de agosto.

.
Fondo newsletter