«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
El periodismo para manipular la Justicia

Informe Gorriti (y IV): La manipulación fiscal y los nexos con Sendero Luminoso

Informe Gorriti. La manipulación fiscal y los nexos con Sendero Luminoso

Cuando empezamos esta serie de entregas, nos planteamos la siguiente pregunta: ¿Quién es realmente Gustavo Gorriti? Pregunta necesaria, ya que las apariencias suelen engañar. Si nos fijamos en su biografía oficial, Gorriti es un periodista de investigación laureado internacionalmente. Ha sido director de medios en Perú, Panamá, corresponsal en Lima de El País, y ha destapado los más emblemáticos casos de corrupción.

A pesar de ello, desde Perú siempre llegaron voces discordantes sobre su accionar. Para amplios sectores, con especial énfasis en el sector derechista del país andino, Gustavo Gorriti en realidad es un operador político que utiliza el periodismo de investigación para manipular a los entes judiciales y encarcelar a políticos contrarios a sus intereses. Y el último escándalo de corrupción de Perú así lo parece confirmar.

En estas páginas ya hemos señalado cómo Jaime Villanueva, ex secretario general de la fiscalía de la nación peruana y ahora colaborador de la justicia, lo ha acusado de ser el poder en la sombra detrás de múltiples fiscales en los casos de corrupción política más relevantes. Villanueva señala que Gorriti dirigía personalmente las investigaciones fiscales en contra de la excandidata presidencial Keiko Fujimori. También que, en colaboración con la fiscalía, utilizó información reservada para cercar al expresidente Alan García, quién se suicidó antes de ser detenido por el caso que Gorriti investigaba. Estas dos entre las numerosas y delicadas denuncias que hemos detallado en los informes anteriores.

En la segunda entrega de esta serie contamos cómo Gorriti viene de un hogar de izquierda radical. Su padre fue diputado por el Partido Comunista Peruano a mediados del siglo pasado e incluso su madre, de origen ruso, fue dirigente comunista en la URSS. En esa entrega relatamos, a su vez, sobre su tortuoso paso por el periodismo panameño en los años noventa, y cómo fue expulsado del país caribeño por lo mismo que se le acusa en Perú: utilizar el periodismo para manipular la justicia a favor de sus intereses políticos. Por otra parte, también explicamos la estrecha relación entre Gustavo Gorriti y George Soros, relación confirmada por el mismo Gorriti. En los últimos 15 años, la ONG que él dirige, IDL-Reporteros, ha recibido millonarias sumas de la Open Society Foundation. Sin embargo, para cerrar esta serie y tener una perspectiva completa del perfil de Gorriti, hay dos detalles que no podemos dejar escapar.

¿Quién era el fiscal de la nación?

 En el año 2018, IDL-Reporteros, medio dirigido por Gorriti, comenzó a publicar audios del caso conocido como Los Cuellos Blancos. Los audios exhibían presuntos actos de corrupción de jueces con políticos. IDL contaba con más de 50.000 audios de llamadas telefónicas interceptadas, que en realidad eran información reservada de investigaciones fiscales, ¿Cómo Gustavo Gorriti obtuvo esos audios? Hasta ahora no se sabe; sin embargo, la fiscal provincial Norah Córdova decidió investigar cómo IDL contaba con estos audios y encargó una diligencia de exhibición contra el local de IDL-Reporteros.

La comisión fue encargada al fiscal Rodrigo Rurush, quién mientras dirigía el operativo fue llamado por el propio fiscal de la nación de ese entonces, Pablo Sánchez, para que pare en el acto la indagación al local de IDL-Reporteros. Según las declaraciones de Rurush: «El señor Pablo Sánchez Velarde me llamó del número de su celular de su asistente para señalarnos la siguiente frase: ‘¿estás llevando a cabo la diligencia en IDL?’, a quien le referí que sí, que estoy llevando, pero se está suspendiendo, a lo que el señor Pablo Sánchez Velarde me dijo: ‘Suspende inmediatamente la diligencia o atente a las consecuencias'».

En este escenario, Gorriti demostró su poder sobre la fiscalía y le dijo al fiscal Rurush durante el operativo: «Llamé al fiscal de la nación, conversé con él y él me indicó que eso era algo inaceptable y había sido sorprendido y que iba a tomar inmediatamente cartas en el asunto. Hemos hablado con otros fiscales también, que están en este caso, y él me ha dicho que la diligencia es básicamente ilegal. Debo decirle, fiscal, que yo he conversado con varios de sus colegas, algunos de los cuales tienen mayor rango que usted, les ha parecido extremadamente sospechosa la forma en que se ha hecho esto y cuando he hablado con el fiscal de la nación, él ha saltado».

En resumen, ante una comisión menor en su local de trabajo, Gustavo Gorriti llamó al fiscal de la nación y a otros fiscales con rango para que detengan inmediatamente la diligencia. El fiscal de la nación en ese entonces, Pablo Sánchez, minutos después de la llamada, hizo caso a Gorriti y paró la diligencia,

Sobre la relación de Gorriti con Pablo Sánchez también ha declarado Jaime Villanueva, quién señaló: «Ya expliqué la relación con Gustavo, que era un poco el que dirigía la investigación. Gustavo venía bastante seguido a hablar con Pablo Sánchez, de hecho, Gustavo intercedió y hasta exigió que se contrate al (ex)fiscal (Stefan) Lenz».

Según dos testimonios de trabajadores de la fiscalía, Gustavo Gorriti se reunía y exigía diferentes cuestiones al ex fiscal de la Nación, Pablo Sánchez. Este, según los hechos, hacía caso, ¿Quién realmente dirigía la fiscalía de la nación peruana?

Las vinculaciones con Sendero Luminoso

El Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (SL) es el movimiento terrorista peruano que más muertes ha provocado en todo América. La guerra que emprendieron entre las décadas del 80 y 90 causó alrededor de 70.000 muertes. Y dejó a una sociedad golpeada hasta la actualidad por la violencia, el descontrol y el terror que sus acciones causaron.

Gustavo Gorriti empezó su carrera periodística durante los mismos años en los que Sendero Luminoso emprendió su guerra contra Perú, a inicios de los ochenta. De hecho, las primeras comisiones que le encomendaron a Gorriti en la revista Caretas fueron sobre el grupo terrorista.

En 1990, Gorriti ya estaba posicionado como un periodista experto en Sendero Luminoso y, de hecho, ganó la beca de la Fundación Guggenheim en la Universidad de Harvard para escribir un libro sobre la agrupación maoísta. «Sendero: historia de la guerra milenaria en Perú» (Gustavo Gorriti, 1990) fue el resultado de aquella beca. El libro es rico en detalles y documentos sobre la gestación de Sendero Luminoso y la ineficacia de los gobiernos para afrontar la amenaza.

El libro llama la atención por diversos puntos. Primero, Gorriti nunca llama a SL una agrupación terrorista. Él escribe sobre un «movimiento insurreccional» y recoge testimonios de personalidades que arguyen que Sendero Luminoso, en efecto, no es una organización terrorista, temática extremadamente delicada en Perú. Otro punto que llama la atención es la cantidad de documentos de la cúpula central de SL con los que cuenta en el libro, sobre todo porque durante su redacción las autoridades peruanas aún no habían recopilado documentos tan exclusivos. Para obtenerlos, se puede intuir, alguien con un rango muy alto dentro de la organización terrorista habría podido facilitárselos.

Este tratamiento de la cuestión sobre SL resalta por recientes informaciones que se vienen publicando en la prensa peruana. Por ejemplo, llama la atención que el editor de IDL-Reporteros, Gerardo Saravia, fue condenado por terrorismo y luego indultado durante el gobierno de Alejandro Toledo, reconocido aliado de Gustavo Gorriti. De hecho, desde el año pasado, la Dirección contra el Terrorismo (Dircote) de la policía peruana y la Procuraduría Pública está investigando a Saravia nuevamente por apología al terrorismo, mientras trabaja para Gustavo Gorriti.

Pero esa no ha sido la única reciente vinculación de Gustavo Gorriti con condenados por terrorismo. Según la Dircote, Gustavo Gorriti coordinó telefónicamente con una persona disposiciones de la cúpula terrorista encarcelada de Sendero Luminoso. La persona en cuestión es Ivonne Moreau Cabrera, quien fue sentenciada a 20 años de prisión por acciones terroristas en 1996. Ella también fue indultada por ser considerada inocente durante el gobierno de Alejandro Toledo. Sin embargo, en 2016 fue identificada participando en un entierro de terroristas. Y luego de ello, en 2020, fue identificada como miembro del Comité Central de Emergencia de Sendero Luminoso. Según el Atestado N.° 001-2020 de la Dircote, era el enlace entre la cúpula senderista en prisión con diversos personajes. Con ella se comunicaba Gorriti.

Al revelarse estas informaciones, Moreau Cabrera dio una entrevista para el programa dominical Contracorriente del canal peruano Willax. En la entrevista señaló: «(¿Usted, según este atestado de la Dircote, mantuvo conversación con el señor Gustavo Gorriti?) Es amigo mío desde la infancia. (¿Desde la infancia su amigo?) Claro, hay una amistad».  Y continúa la entrevista: «(El 11 de diciembre de 2017 usted mantiene una conversación telefónica con el señor Gorriti y le dice ‘Tengo unos encargos especiales’. ¿A qué encargos usted se refería?) ¡Pero por qué te voy a decir a ti qué encargos! ¡Dime por qué! ¿Por qué? ¿Me estás juzgando?». Se negó a dar detalles.

¿Quién es Gustavo Gorriti?

Lo primero, un personaje controvertido. La segunda conclusión es que las apariencias engañan. A simple vista, Gorriti da la impresión de ser un periodista de investigación combativo e indignado, pero como hemos ido viendo hay suficientes indicios para confirmar las acusaciones de sus detractores. Su aparente e ilegal liderazgo en la fiscalía peruana se está empezando a confirmar, su capacidad de conseguir información privilegiada permanentemente es extraordinaria hasta para los más trajinados periodistas, la relación de mecenazgo que tiene con George Soros es explícita y sus recientes vinculaciones con Sendero Luminoso sugieren las más terroríficas sospechas.

En estas cuatro entregas hemos respondido intentado dar otra versión de la historia de Gustavo Gorriti. Aun así, hay extremos de esta historia que permanecen en misterio, ¿Cómo Gorriti consigue tanta información? ¿Cuáles son las condiciones del financiamiento de George Soros? Además, ¿Quiénes son sus otros aliados desconocidos? La fiscalía peruana ya empezó una indagación en su contra, pero sus críticos señalan que no se le da la misma celeridad en la investigación como sí se las dan a los adversarios de Gorriti, ¿Por qué será?

TEMAS |
.
Fondo newsletter