«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
SE APROVECHA DEL EXILIO NICARAGÜENSE

Las remesas de los emigrantes, un jugoso negocio para la dictadura de Ortega

Ortega remesas emigración Nicaragua
Un mural con las caras de Ortega y Chávez, en las calles de Nicaragua. Reuters

A medida que incrementa el éxodo de nicaragüenses por razones políticas y económicas, aumentan las remesas para Nicaragua: millones de euros están ingresando en el país centroamericano. Una situación que proporciona cierta “estabilidad” a la economía y permite a los que se quedaron en Nicaragua consumir en el mercado local y poner pan en su mesa.

El Banco Central, en su reciente informe, dijo que de enero a agosto Nicaragua recibió 2.026 millones de euros en remesas internacionales, cifra que representa un incremento superior al 40% en comparación con el mismo periodo ―ocho meses― de 2021. En total, el año pasado Nicaragua recibió cerca de 2.207 millones de dólares bajo esta modalidad.

Las cifras publicadas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), revelan un aumento sustancial en la emigración de nicaragüenses. Un total de 145.684 ciudadanos de ese país ingresaron a Estados Unidos en un periodo de 11 meses correspondiente al periodo fiscal 2021-2022, que concluyó el pasado 30 de septiembre y cuyo informe final se espera sea presentado en los próximos días por las autoridades.

El comportamiento indica que la emigración se triplicó en el periodo fiscal recién concluido, en comparación con el periodo previo (2020-2021). Se espera que el reporte de septiembre y el informe final del año sean presentados por la Patrulla Fronteriza en los próximos días.

La emigración nicaragüense ―cuyo destino principal es Estados Unidos― no parece detenerse. Influencers en las redes sociales han publicado videos que muestran las imágenes de enormes filas que nicaragüenses hacen a diario para realizar trámites de pasaportes en las oficinas de la Dirección General de Migración y Extranjería. Los medios de comunicación también muestran fotos y videos. Un segundo destino es Costa Rica. El diario La Prensa revela que, de enero a julio de 2022, más de 46.000 nicaragüenses han solicitado refugio en ese país.

Al finalizar el año, la cifra de emigrantes nicaragüenses superará los 200.000. Un número significativo para un país pequeño, el tercero más pobre de la región, que tiene una población promedio de 6.5 millones de habitantes.

El régimen reconoció recientemente que las remesas estimulan el comercio. Así lo expresó el presidente del Banco Central, Ovidio Reyes, quien aseguró que la dinámica de la recepción de remesas está estimulando la actividad comercial, “porque muchas de estas remesas van a familias de escasos recursos y en lo que llega la remesa, pues la destinan a consumo”. Las remesas representan el 17% del Producto Interno Bruto (PIB) de la nación centroamericana. Los países emisores de remesas son Estados Unidos, Costa Rica, España, Panamá y Canadá.

Según el último informe del Banco Mundial, “el PIB real aumentó un 10,3% en 2021 y continuó durante la primera mitad de 2022 con un crecimiento del 5%. El consumo privado facilitado por las remesas, más las exportaciones, impulsaron la expansión en la primera mitad de 2022.

Sin embargo, la cifra presentada genera dudas debido a que ni siquiera muchos países desarrollados han logrado alcanzar la “prosperidad” supuestamente lograda por Nicaragua. Razones sobran: los coletazos de la pandemia y, de paso, la guerra en Ucrania, por ejemplo.

Nicaragua se enfrenta a una crisis sociopolítica desde hace casi cinco años que ha contraído la inversión en comparación a los niveles que se tenían antes de 2018. Todo ello motivado por la brutal represión en el país y luego, por supuesto, los efectos ya mencionados del Covid-19. Aunque esto último más bien le ha permitido a Ortega tener acceso a millonarios fondos en préstamos y ayuda internacional.

El exdiputado opositor en el exilio Eliseo Núñez afirma que es relativo que le esté «yendo bien” a la economía en Nicaragua como pretende vender el régimen de Ortega.

Ortega ha sobreendeudado al país en este periodo. Hay una posibilidad de que haya logrado romper el ciclo, lo que significaría que en este ciclo malo logró hacer cosas que le permiten que la economía siga funcionando. Pero cuando observas el panorama con una valoración objetiva, ves que las exportaciones han crecido en valor, pero no en volumen, salvo la zona franca que, si crece en volumen”, subrayó el analista.

Endeudamiento

“Lo segundo, es que el tema del endeudamiento tiene un tope. Ya está llagando a un porcentaje en que el endeudamiento comienza a limitar y cuando eso pasa él ya no tiene motor económico. Ortega consiguió durante el periodo 2018-2021, el desembolso del 29.7% de toda la deuda que tiene Nicaragua desde 1990 en desembolsos”, explicó Nuñez.

La deuda actualmente supera los 18.000 millones de euros. “Ortega tiene una deuda privada. La mayoría es de Albanisa- de cerca 5.200 millones de dólares con Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa). Hasta febrero otros 7.616,9 millones de dólares de deuda corresponden al sector público. Ahí hay casi 13 mil millones entre la deuda privada y la pública. Y la pública interna anda casi en los 6.000 millones, esa suma es una deuda insostenible”, acotó el opositor nicaragüense.

.
Fondo newsletter