«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
211 personas continúan desaparecidas

La cifra de víctimas por el terremoto de magnitud 7,6 en el oeste de Japón supera el centenar

Wajima. Europa Press

El balance de víctimas mortales a causa del terremoto de magnitud 7,6 registrado el 1 de enero en el oeste de Japón ha ascendido a 126 y 211 personas continúan desaparecidas, según han confirmado este sábado autoridades locales recogidas por la agencia Kiodo.

Anteriormente, las autoridades de la prefectura de Ishikawa habían informado de 100 muertos, 464 heridos y más de 200 desaparecidos. Según la prefectura de Ishikawa, la más afectada por el seísmo, hasta las 17.00 de este sábado han sido confirmados 69 muertos en la ciudad de Wajima, 38 en la ciudad de Suzu, nueve personas en la ciudad de Anamizu, cinco personas en la ciudad de Nanao, y dos personas en Noto, dos en Shika y una en Hakui.

Cuatro días después del seísmo todavía había 14 localidades de la prefectura, entre ellas periféricas a Wajima, aisladas, mientras cerca de 30.000 evacuados de la prefectura seguían aguardando el retorno a sus hogares.

Se cree que al menos 10 personas están atrapadas en parte de la ciudad de Anamizu, también en Ishikawa, después de que los deslizamientos de tierra provocados por el terremoto destruyeran varias casas. Varias carreteras siguen bloqueadas, lo que dificulta el acceso a los supervivientes. El Gobierno japonés está enviando además suministros de socorro por mar a zonas costeras aisladas, donde estima que al menos 170 personas siguen incomunicadas.

Mientras tanto, la Policía japonesa ha incrementado el número de efectivos dedicados a la respuesta de emergencia, de 700 a 1.100, y el Gobierno japonés ha duplicado el número de militares desplegados a las zonas afectadas, hasta los 5.000 participantes, informa la agencia oficial de noticias japonesa Kiodo.

El terremoto se ha convertido en el temblor de mayor intensidad desde que comenzaron los registros en 1885, según la Agencia Meteorológica de Japón (JMA, por sus siglas en inglés), y tuvo su epicentro a unos 30 kilómetros al noroeste de Wajima y una profundidad de 16 kilómetros. El seísmo desencadenó una inusual alerta de tsunami importante, aunque en la mañana del martes todos los avisos habían sido levantados, y se ha visto replicado por cientos de nuevos temblores.

La última de las réplicas, según Kiodo, ha sido un terremoto de magnitud 5,3 registrado este sábado por la mañana.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter