«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
hombres armados rodearon al sacerdote

Terroristas islámicos secuestran a un párroco católico al sur de Nigeria

Militares del Ejército de Nigeria en el norte del país combatiendo a Boko Haram. Europa Press.

El terrorismo yihadista es una de las mayores amenazas de la población africana. En un contexto de inestabilidad política e inseguridad social, numerosos grupos terroristas actúan libremente, en un terreno sin fronteras, aplicando su violencia contra miles de civiles. Una violencia que toca especialmente de cerca a la Iglesia Católica.

Hace apenas unos días Kingsley Eze fue secuestrado. Párroco de la iglesia de San Miguel, en el pequeño pueblo de Umuekebi, ubicado en el Estado de Imo al sur de Nigeria, este joven fue tomado de noche el 30 de noviembre.

Algunos vecinos del párroco católico, que presenciaron lo ocurrido, cuentan que una decena de hombres armados rodearon al sacerdote y lo atacaron. Conocido popularmente como padre Ichie, este sacerdote se encontraba con un amigo, Uchenna Newman, cuando bajaron del coche a comprar algunos alimentos en un cruce de carreteras.

Los terroristas, cuya identidad no ha trascendido pero con total seguridad relacionados con el yihadismo de Boko Haram o los fulanis, robaron a los vendedores ambulantes. Tras disparar al azar hiriendo a civiles que pasaban por el cruce, obligaron al padre Ichie y a su acompañante a seguirlos. Secuestrados por estos terroristas, los dos amigos se dirigían a administrar la unción de enfermos a un feligrés, según ha comunicado la diócesis de Okigwe.

+ en
.
Fondo newsletter