La Gaceta: 

Tomárselo literalmente o tomárselo en serio

Opinión