«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Según francisco, la iglesia «rechaza toda forma de antijudaísmo y antisemitismo»

El Papa Francisco condena el antisemitismo y pide que vuelva la paz a Tierra Santa

El Papa Francisco saluda al Gran Rabino de Roma. Twitter.

El Santo Padre ha querido expresar su afecto con la población de Israel y con toda la comunidad judía del mundo a través de una carta. Publicada el pasado 2 de febrero en el Boletín Oficial de la Santa Sede, la «Carta a los hermanos y hermanas judíos de Israel» comienza recordando que «vivimos tiempos de dolorosas tribulaciones».

«Estamos en una especie de ‘guerra mundial a pedazos’, con graves consecuencias para la vida de muchas poblaciones», escribe el Papa. En una referencia directa a la guerra en Tierra Santa, Francisco ha querido expresar que «desde el 7 de octubre está sumida en una espiral de violencia sin precedentes»; una espiral que «desgarra el corazón, por tanta división y odio».

En el documento, que ha remitido a los principales líderes del judaísmo, el Papa Francisco ha aprovechado para arremeter contra las actitudes antisemitas: «Hay que decir que esta guerra también ha producido en la opinión pública mundial actitudes de división, que a veces desembocan en formas de antisemitismo y antijudaísmo». Algo incomprensible para el Pontífice, dado que «la relación que nos une a vosotros es especial y singular».

Precisamente por ese vínculo, el Santo Padre también ha querido mencionar el pecado del odio: «El camino que la Iglesia ha recorrido con vosotros, antiguo pueblo de la alianza, rechaza toda forma de antijudaísmo y antisemitismo, condenando inequívocamente las manifestaciones de odio hacia los judíos y el judaísmo como pecado contra Dios».

No obstante, Francisco menciona en su misiva a la población palestina, que también habita Tierra Santa: «Mi corazón está cerca de vosotros, de Tierra Santa, de todos los pueblos que la habitan, israelíes y palestinos, y rezo para que el deseo de paz prevalezca sobre todos. Quiero que sepáis que estáis cerca de mi corazón y del corazón de la Iglesia. Os abrazo a todos y cada uno de vosotros, y especialmente a los que os consumen la angustia, el dolor, el miedo e incluso la rabia».

.
Fondo newsletter