'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La pesadilla de trabajar para la actriz de moda

Si firmas un contrato para ser asistente de la estrella más de moda de Hollywood, asegúrate de que le suena la alarma todas las mañanas, que tenga el té o el café preparado -y no vale que se enfríe-, conoces de primera mano todas las noticias más relevantes del mundo antes de que tu jefa abra los ojos y no te olvides de apuntar en tu agenda que tienes que ir a por sus medicinas contra su ETS o romper tú misma con su novio. Estos son algunos de los ‘trabajitos’ que la ex asistente de una conocida actriz ha escrito para la publicación New York Magazine y que explica con todo lujo de detalles -aunque, eso sí, no revela en ningún momento el nombre de la actriz-.

«Ella me dijo que estaría trabajando en su equipo de producción, y yo pensé ‘perfecto, seré asistente personal y de producción; incluso podría trabajar en sus películas. Esto es lo que quiero hacer'», comienza la narradora. 

El trabajo de ‘iniciación’: romper con el novio de la actriz. «Podríais pensar que dejar a alguien por mensaje de texto es lo peor… no. Mandar a tu asistente para que rompas con él es peor», asegura. «Ella me dijo ‘oh, ya hemos terminado de rodar una película juntos, no va a funcionar, y estoy viendo a otra persona’. ¿Podrías sólo decirle que se aparte y que me deje tranquila?'». Seguidamente, la actriz le dijo que aceptara para ella una de las citas que le había propuesto el actor, y así lo hizo. Cuando la asistente llegó, el actor -que aún esperaba a su novia, y no a nuestra anónima narradora- había pedido el vino favorito de ambos para una cita que jamás tendría lugar. «Me sentí fatal por él», se lamenta la mujer en la revista.

Su rutina diaria cuando aún no vivía en la casa de la actriz consistía en levantarse a las cuatro de la mañana para llegar a su trabajo a las cinco y, entonces, comprar un café del Starbucks que dejar en la mesa de noche de su jefa, hacer mientras un té, encender el ordenador e imprimir la agenda del día o conseguir un par de periódicos para ver las listas de los libros mejor valorados por los críticos. «Porque entonces tendría que ir a Barnes and Noble y comprar los libros para ella. La mayoría no los leía. O se leía los primeros capítulos y tiraba el libro«, añade. También entraba dentro de su trabajo ver todas las mañanas los informativos para que, antes de las 7 de la mañana, su jefa tuviera una idea completa de todo lo que estaba sucediendo alrededor del mundo, y el panorama no cambiaba demasiado si se trataba de sus propias películas: «Si rodaba, revisaba el guión con ella. Por entonces ella trabajaba mucho, así que tenía que despertarla a las 4 de la mañana, y durante el día llevaba a su hijo y a su cuidadora al punto de rodaje».

La ex asistente abrió los ojos cuando la actriz cruzó la línea roja -y de verdad-. «¿Tienes mis cosas?», le dijo una vez a su asistente. ¿El qué? «He dejado algo en tu bolso», le respondió la jefa. Y, en efecto, lo que había dejado amigablemente era una bolsita de marihuana que su empleada llevó durante todo un vuelo. «Dios, ¿he entrado a un avión llevando tus drogas? ¡Podrían haberme detenido! ¡Al menos me lo podrías haber dicho para que las pusiera en un lugar que nadie comprobara!», escribe furiosa la ex asistente.

Además de las «hierbas» -como solía llamarlas la actriz-, su empleada también tenía que hacer una visita a las farmacias de la ciudad en busca de pastillas y medicamentos destinados a combatir las enfermedades de transmisión sexual. «Me dí cuenta de que tenía que alertar a quien estuviera con ella de que tenía una ETS», asegura, y añade: «Llamé al ex novio y se lo dije (…) Fue siete meses después de que dejaran la relación. Es lo mínimo que podía hacer».

Según esta historieta escrita para el New York Magazine, la mujer cumplió un récord: ser la asistente que más tiempo duró al lado de la actriz; más de seis meses. 

Creíble o no, lo cierto es que la carta está causando estragos por toda la red y no faltan las teorías sobre quién es la misteriosa actriz que podría encabezar el reparto en la vida real de ‘El Diablo Viste de Prada’. Halle Berry, Sandra Bullock o Cameron Díaz suenan entre las candidatas. Sólo la misteriosa -y resentida- ex asistente lo sabe.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter