Si ya la corrupción está presente en la región, pareciera que el Covid-19 fue el escenario perfecto para que se hiciera de la tragedia una piñata. Hemos visto pueblos debatiéndose entre la vida y la muerte mientras figuras en los ministerios y entes estatales tratan de sacar una tajada del pastel.