«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Herrera y Tudanca se enzarzan tras las críticas del PSOE  a los casos de corrupción

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y el portavoz del Grupo Socialista, Luis Tudanca, mantuvieron hoy un duro enfrentamiento, en el debate de política general, sobre los supuestos casos de corrupción en la Comunidad, por los que el segundo exigió su dimisión, sin aproximar posiciones en asuntos de comunidad pese a la llamada del primero al acuerdo y a tender puentes.

Después de escuchar a Tudanca denunciar que Castilla y León se ha hecho más pequeña con las políticas del PP en estos 30 años y con las de Herrera en estos 16 y acusar de que han manchado la imagen de la Comunidad con la corrupción, el presidente acusó al socialista de realizar una oposición basada en la descalificación, el insulto y la injuria. “Es fácil condenar. Le pido que sea responsable y respete la Justicia”.

Poco antes el socialista mencionó la maldición de los vicepresidentes de la Junta con Miguel Pérez Villar condenado por el caso de la minería, Jesús Merino a la espera de sentencia por la trama Gürtel, María Jesús Ruiz impulsora de la Ciudad del Medio Ambiente, José Manuel Fernández Santiago que se libró por la prescripción de un delito y Tomás Villanueva, investigado por las eólicas y los casos Arroyo-Portillo.

“Por eso se tiene que ir”, espetó el socialista en su intervención, después de hablar de que el presidente demostró por la mañana -en su discurso- que tiene pocas ganas de seguir, y Herrera replicó que ni está amortizado ni quemado, para acudir a los datos electorales y apuntar directamente a que si fuera así se habría dejado barba como la que luce el socialista.

Tudanca insistió en pedir responsabilidades políticas «in vigilando, in eligendo» por lo que Esperanza Aguirre dimitió como presidenta del PP de Madrid, y Herrera respondió que es consciente del alcance de la responsabilidad política y asumió «lo bueno y lo malo», pero rechazó lecciones del socialista en ese asunto.

El intercambio sobre la corrupción elevó el tono entre ambos. “Le pronostico que alguna persona le va a enseñar la diferencia entre entre inmunidad e impunidad”, alertó el presidente. “Ha dejado caer amenazas, recibí una carta del exvicepresidente Jesús Merino con llevarme a los tribunales. Ni usted ni Merino van a hacer que me calle. ¡Dígale que si quiere me lleve a los tribunales!”, avisó Tudanca.

En la carta dada a conocer después por el Grupo Socialista, Jesús Merino dice que el sumario por el que es investigado no tiene que ver con Castilla y León, que la única causa que le abrió el TSJ está archivada y recuerda el caso ERE de Andalucía. “Le ruego que se abstenga de referirse a mi persona en los debates políticos que tenga usted en Castilla y León”, dice en la misiva.

Concluye Merino con la información de que ha traslado la misma a su abogado por si en el futuro debe emprender alguna actuación en su defensa en el supuesto de que “continúe usted pasándose por el Arco de Triunfo la presunción de inocencia”.

Herrera, que recordó que Merino no estuvo en su Gobierno, acudió a las prisas para erigirse como alternativa de Tudanca y a utilizar la corrupción para un rédito político que no recibió en las urnas, con los peores resultados del PSOE de Castilla y León, y el socialista rebatió que la denuncia de la corrupción no es “no respetar la justicia”.

El presidente atacó al socialista con el positivo en la tasa de alcohemía en el año 2008 cuando era diputado por Burgos -conocido hace unos días- y recriminarle que pidiera la dimisión de Rosa Valdeón, también por triplicar la tasa de alcohol al volante. “Usted ha escurrido el bulto. Condena pero se salva”, aseveró Herrera, hecho al que no se refirió el portavoz.

“Gracias por insistir en Sicilia y León; dónde estaban ustedes, es fácil torear el toro cuando ha vuelto al corral”, concluyó Herrera en el rifirrafe sobre la corrupción. “Su primera intervención ha sido una falta de respeto institucional, familiar -Tudanca mencionó los negocios del hermano del presidente en Panamá- y personal”, censuró. Tudanca se refirió así al nombre dado por los empresarios a los que se pidió supuestas mordidas en la trama de las eólicas.

No hubo ninguna aproximación en los asuntos de Comunidad en el intercambio entre ambos ni en los datos económicos, pese a que el presidente apeló al diálogo y a entenderse desde posiciones distintas en esas materias. Herrera preguntó por la posición oficial del Grupo Socialista en el modelo territorial y le acusó de incumplir su palabra en el pacto de 2015 para su desarrollo.

Tampoco en las políticas demográficas, en las que el presidente valoró el informe de la eurodiputada Iratxe García, con cuyas propuestas coincidió. “Por qué le cuesta dar ese paso adelante”, espetó a Tudanca. El portavoz respondió que la posición de los alcaldes del PSOE es la misma que la de los del PP sobre una “ley mala y fracasada” en el modelo territorial.

El socialista marcó distancias entre el informe de García, con medidas de discriminación positiva en el reparto de fondos europeos, y las propuestas de la Junta en políticas demográficas. “No nos vamos a sentar para la Agenda de la Población, sin una financiación adicional, ni para pactar agendas vacías o libros blancos absolutamente fracasados”, advirtió.

La construcción público privada del Hospital de Burgos es ya un clásico en el debate entre ambos. Herrera defendió la legalidad de la obra y los modificados del contrato y afeó al socialista cómo se archivó su denuncia en el Tribunal de Cuentas. Tudanca respondió que seguirá peleando para que el HUBU sea íntegramente público, después de que el primero le acusara de “postureo”.

Por último, preguntó al socialista si no son buenos datos que en 2007 fueran 9.800 millones las exportaciones y en 2017 sean 17.200; que de 421.000 mujeres ocupadas se haya pasado a 425.000 con una tasa de paro hace siete años del 7,3 por ciento sobre el 15,1 actual o que el gasto de las tres consejerías sociales fuera de 5.790 millones entonces y 6.375 en el presupuesto de este año.

“Los temas están en la calle, en los tribunales, no los pongo yo”, rebatió Tudanca, que expresó la comprensión a que Herrera “no deja de pensar que se tenía que haber ido antes para no ir por el fango”, pero recordó que la “culpa la tienen ustedes y los suyos por no vigilar”.

TEMAS |
.
Fondo newsletter