«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Los donantes de sangre piden a la UE que garantice el 'abastecimiento'

Martín Manceñido, presidente de la Federación Española de Donantes de Sangre.

La Federación Internacional de Donantes de Sangre ha reclamado ante el Parlamento Europeo una legislación común “más firme”, que garantice el autoabastecimiento de plasma proveniente de las donaciones altruistas (el denominado “plasma ético”), que es imprescindible para la obtención de los medicamentos necesarios en la asistencia sanitaria.

“El plasma sigue siendo una asignatura pendiente en toda Europa, también en España”, ha asegurado hoy en Madrid el presidente de la Fundación Nacional Fundaspe y de la Federación Española de Donantes de Sangre, el leonés Martín Manceñido. “A pesar los progresos logrados, no se consigue el autoabastecimiento para elaborar los medicamentos necesarios con el ‘plasma ético’ nacional, de manera que pudiera evitarse la importación de plasma procedente de ‘donaciones remuneradas, especialmente de EEUU”.

“En la actualidad —afirma Martín Manceñido—, el plasma donado de forma altruista, que es tratado y convertido en medicamentos por la industria fraccionadora privada, permite ahorrar a la Sanidad pública más de cien millones de euros al año. Una cifra que podría duplicarse si todo el plasma para este fin procediera de donaciones altruistas; pero, para ello, sería preciso contar con una legislación adecuada, más campañas informativas y que los Centros de Transfusión posibilitaran este tipo de donación. La salud no tiene precio, pero cuesta mucho”.

En opinión de Martín Manceñido, “aunque ya se está haciendo, se debería reforzar mucho más la donación de plasma por aféresis (donación exclusiva de plasma o plasmaféresis), con el fin de lograr el autoabastecimiento, que en España ya se está consiguiendo con los dos componentes principales de la sangre (glóbulos rojos y plaquetas), gracias a las más de un millón setecientas mil donaciones anuales”.

Del total de la sangre donada, el mayor porcentaje se destina a los servicios de oncología (34%), seguido de las intervenciones quirúrgicas (25%), de los consumos que demandan enfermos crónicos y trasplantes, entre otros (21%), el tratamiento de anemias (15%) y de las necesidades que se plantean en obstetricia-paritorios (5%).

TEMAS |
.
Fondo newsletter