La familia Biden recibió 31 millones de dólares de operativos chinos tras la intermediación de Hunter

Según denuncia el periodista y autor Peter Schweitzer
Joe Biden y su hijo, Hunter Biden Joe Biden y su hijo, Hunter Biden

El periodista y autor Peter Schweizer ha acusado en la cadena Fox a la familia del presidente Joe Biden de haber recibido cantidades millonarias derivadas de negocios llevados a cabo con individuos «vinculados a los niveles más altos de la inteligencia china«.

Schweizer, colaborador habitual de Breitbart News y autor de ‘Red-Handed: How American Elites Get Rich Helping China Win’, dijo que el hijo de Biden, Hunter, negociaba con personajes asociados a las agencias chinas de inteligencia mientras su padre ocupaba la vicepresidencia de Estados Unidos. Se trata, añadió, de manejos “sin precedentes” en el panorama de las relaciones internacionales.

«De las cosas más sorprendentes que descubrimos fue el hecho de que la familia Biden, mientras Joe era vicepresidente de Estados Unidos y luego cuando se convirtió en presidente, recibió unos 31 millones de dólares de personas chinas vinculadas a los niveles más altos de China», destacó Peter Schweizer en el programa de la Fox Life, Liberty & Levin .

Los tratos se llevaron a cabo, entre otros, con un personaje llamado Che Feng, a quien Hunter llama en sus correos ‘el Súper Presidente’, y de él dice en una de sus misivas electrónicas: «Ya no creo en la lotería, pero creo en el Súper Presidente'», revela Schweizer

Su socio comercial era el viceministro del Ministerio de Seguridad del Estado, según el autor y periodista. «Estaba a cargo, entre otras cosas, de reclutar ciudadanos extranjeros como espías para China. Era el jefe de algo llamado la Oficina Número Ocho. No hay ningún nivel más alto que este».

Y este es el tipo de gente con el que negociaba habitualmente Hunter Biden, el hijo tarambana del ahora presidente Biden. En una ocasión, sostiene Schweizer, Che Feng fue instrumental para conseguirle a Hunter un negocio de 20 millones de dólares.

Otro de los socios habituales del hijo del presidente es un tal señor Zhao. El señor Zhao también intervino en el citado negocio, además de transferir al vástago del presidente cinco millones de dólares desde una empresa llamada Harvest Global.

Schweizer insiste en que todos estos tejemanejes carecen de precedentes en la política norteamericana. «No conozco un momento en la historia de Estados Unidos en el que la primera familia estadounidense haya tenido este tipo de vínculo financiero con un servicio de inteligencia extranjero, particularmente un servicio de inteligencia extranjero que quiere derrotar a Estados Unidos en una competencia global”.

Las revelaciones de Schweizer coinciden con el escándalo que ha estallado en Holanda, donde una importante universidad ha tenido que renunciar a determinados fondos procedentes de China después de una investigación periodística.

Deja una respuesta