'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
EMPIEZA CON LA PROLONGACIÓN DEL MANDATO AL PRESIDENTE DE LA CORTE

AMLO repite la receta chavista para la extensión de su presidencia

Foto: EuropaPress
Foto: EuropaPress

El partido izquierdista Morena (oficialismo) impuso su mayoría unos días antes del fin del periodo de sesiones, el viernes 23 de abril, con 262 votos en la cámara de diputados, a favor de la extensión del mandato del ministro Arturo Zaldívar, al frente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), lo cual está expresamente prohibido en la Constitución mexicana.

Este hecho comporta gran importancia para ponerle rieles al tren del proyecto de dictadura socialista de la Cuarta Transformación, que sin duda luego reformará lo necesario para extender la presidencia también.

No hay que ser muy suspicaz para saber que cuando un gobernante tuerce las leyes para prolongar su administración, a eso se le nombra “dictadura”, y no «extensión», como AMLO le llama.

El Senado ya había votado el 15 de abril –con mayoría de Morena también– para alfombrar este experimento de perpetuarse en el poder, premonitorio de la extensión presidencial. Lo operó en connivencia con el PRI, y con el Partido Verde. De este último nada sorprende pues es un partido mercenario que se va con quien está en el poder. El PRI, al mismo tiempo que votó este esbozo dictatorial, jugaba a ser oposición a nivel nacional de la mano del PAN y del casi extinto PRD.

El 7 de junio –un día después de las elecciones intermedias– se publicó en el Diario Oficial de la Federación –y con ello entra en vigor– la cuestionada reforma para darle dos años más en la presidencia de la Corte a Zaldívar, quien en lugar de irse en 2022 se iría ahora en 2024.

Por esto es que AMLO sabe que podrá contar con algunos votos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido Verde Ecologista de México para sacar adelante otras reformas destructivas que aún tiene en el cajón. Entre ellas, tripular al Instituto Nacional electoral.

El interés de Morena en operar con sus mayorías en ambas cámaras, no tiene desperdicio ni es por amor a Zaldívar: se trata de un experimento de lo que harán en 2024, o antes si les es posible, para expandir la presidencia de AMLO.

Si el líder del Poder Judicial, Zaldívar, se queda 2 años más ¿por qué no habría de hacer lo mismo el tabasqueño? López Obrador es un adversario de la auténtica democracia y no oculta su admiración a tiranos como Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Fidel y Raúl Castro, Rafael Correa y Evo Morales, quienes fueron siguiendo el mismo guión para quedarse en el poder –con consecuencias desastrosas que empobrecieron a sus pueblos–.

Zaldívar normalmente estaría sólo 4 años en la cumbre del poder judicial, pero con esta extensión, permanecería 6 en total. Nada garantiza que no habrá otras reformas para ir dándole más tiempos extra. Todo esto preconfigura la perpetuidad que también habría de buscar AMLO.

Los ciudadanos no son tontos y saben muy bien que Zaldívar le abrirá la puerta a la dictadura. El día que fue a votar fue increpado en la calle cerca de la casilla electoral: «Zaldívar, debería darte pena andar con López Obrador», le gritaron. 

Ante las muchas presiones de intelectuales y opositores, Zaldívar calcula el desprestigio que sufrirá si no desiste en su intentona de alargar el periodo. Sometió a “consulta”, al interior de la SCJN, la conveniencia de quedarse más tiempo o no.

Así es como en el terreno de la Suprema Corte también se juega el ajedrez de la 4T contra la oposición, para construir la tiranía en México.

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter