Así tratan los marroquíes ilegales de retrasar su expulsión de España

descontrol y colapso en la oficina del tarajal
Cientos de marroquíes se concentran en la entrada de la aduana del Tarajal para solicitar asilo en España. Europa Press

Un claro intento de retrasar la expulsión de España, así puede entenderse la iniciativa que tuvieron este martes más de 300 marroquíes que acudieron a la oficina de Asilo y Refugio situada en la frontera del Tarajal de Ceuta para solicitar asilo político, de hecho, en la mañana de este martes más de 100 se negaron a marcharse.

Esta oficina está en funcionamiento desde el año 2015 y prácticamente no tenía actividad, aunque el trámite de asilo ha sido más solicitado durante la pandemia. Sin embargo, actualmente se ha convertido en una de las metas a alcanzar por los cientos de inmigrantes ilegales que ven en la petición de asilo una posibilidad de llegar a sus aspiraciones, de acceder a la península, o simplemente, de retrasar su expulsión de España.

Colas en las cercanías de la oficina de Asilo y Refugio del Tarajal (Ceuta)

Sin embargo, la situación ha creado en los últimos días descontrol y colapso en la oficina del Tarajal teniendo que intervenir la Policía Nacional que, a pesar de haber controlado las colas que se han formado en el entorno, se ha visto completamente desbordada ante la llegada de un gran número de marroquíes ilegales que solicitaban protección con distintos argumentos. La oficina no está preparada para el registro de esta cantidad de solicitudes y está teniendo problemas para proceder a la comprobación de los argumentos presentados y para dar salida a todas las peticiones.

Colas en las cercanías de la oficina de Asilo y Refugio del Tarajal (Ceuta)

En cuanto al trámite de asilo, es importante destacar que el procedimiento debe resolverse en un mes desde su presentación. Es decir, una vez tramitada la petición de asilo, los solicitantes podrán marcharse de Ceuta si en un mes no se le da respuesta, independientemente de que la repuesta sea favorable o no, lo que da lugar a una inmigración encubierta encaminada a la ilegalidad y con un claro vacío legislativo.

Sólo este martes se habían registrado más de 100 solicitudes de protección internacional en España promovidas por los ciudadanos marroquíes que accedieron a nuestro país entre el 17 y el 19 de mayo. A la vez, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están incoando expedientes de expulsión a los marroquíes irregulares mayores de edad que se encuentran deambulando por las calles de la ciudad o permanecen escondidos. Se calcula que se han llevado a cabo en torno a 8.000 devoluciones, a pesar de que en las últimas jornadas apenas han sido una veintena. No obstante, habrá que esperar a la publicación de balances por parte del Ministerio del Interior o ACNUR para conocer la realidad en relación a todas las devoluciones realmente ejecutadas.

Las solicitudes de protección internacional registradas en Ceuta por ciudadanos marroquíes son un trámite de gestión compleja, de hecho, rara vez han encontrado respuesta positiva de las autoridades españolas. Los casos en los que se ha dado esta protección han estado relacionados con situaciones probadas de persecución por razones de orientación sexual o el de algún activista del Hirak del Rif.

Este fenómeno, en auge en los últimos días, ha aumentado desde el inicio de la pandemia, debido a que Marruecos se negaba a volver a acoger a los ciudadanos marroquíes que accedían ilegalmente, sin embargo, la situación se ha desbordado desde el pasado lunes. Los solicitantes de asilo y protección internacional acuden con el formulario necesario completado para entregarlo en las instalaciones de la oficina y al entregarlo se marchan. Sin embargo, hay un grupo de personas que se han negado a moverse del paso fronterizo, más de 100 se encuentran deambulando en el entorno de la oficina del Tarajal.

Claramente la gran mayoría pretende dilatar el expediente de expulsión. En el mejor de los casos las citas se están tramitando para dentro de un mes y existen otros casos en los que los tramites se dilatan incluso hasta pasado el 20 de julio, lo que conlleva a que los solicitantes puedan quedarse deambulando por las calles de la ciudad a la espera del trámite. Por tanto, mínimo, hasta finales de junio, momento en el cual se gestione de forma positiva o negativa el asilo internacional, cientos de marroquíes que han llegado a nuestro país ilegalmente, permanecerán en Ceuta, aunque todo puede retrasarse en el tiempo ante la falta de personal para tramitar las peticiones y la avalancha de solicitantes que se esperan en los próximos días.

Solicitudes de Asilo con fecha posterior al 20 de julio

Los solicitantes de asilo ingresaban, anteriormente, en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), hasta la resolución de la petición, sin embargo, actualmente este procedimiento no existe, por lo que las calles de la ciudad permanecerán, al menos un mes más, siendo el hábitat de los solicitantes de asilo, al menos hasta que se resuelva su situación o puedan moverse ante la falta de respuesta por parte de las autoridades españolas.

Deja una respuesta