Bankinter sospecha que Podemos les ha utilizado para blanquear capitales

Bankinter anula las cuentas abiertas con la consultora de la formación morada

Y va una más de Podemos. El partido que denunciaba a la “casta”, que pretendía luchar contra todos los usos establecidos, ha vuelto a caer en la corrupción y la vergüenza. La que esta vez ha destapado otra liebre ha sido Bankinter que ha cancelado las cuentas que tenía abiertas con Neurona, la consultora chavista de Podemos. La entidad financiera sospechaba dichas cuentas  se estaban utilizando para blanquear dinero. La liquidación de la cuenta abierta con la filial española de la sociedad mexicana Neurona fue efectiva el 13 de mayo. Todo esto después de que el Sepblanc (Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias) investigara los movimientos de esta sociedad.

La formación morada contrató a esta consultora para que realizara trabajos para el partido durante el proceso de elecciones de 2019. El montante del gasto realizado por los de Pablo Iglesias fue de 363.000 €, los cuales se abonaron en la cuenta de Bankinter abierta en nombre de Neurona, sociedad administrada por el abogado Elías Castejón, tal y como cuenta El Mundo en su edición del 13 de octubre.

La Fiscalía del Tribunal de Cuentas ha advertido de que la sociedad no ha podido justificar que todos los gastos se realizaran para las elecciones, lo que sería constitutivo de delito. La Comisión Antiblanqueo descubrió el desvío de 308.000 € a una empresa fantasma llamada Creative Advice Interactive, radicada en Guadalajara, México. Los pagos a esta sociedad mexicana fueron divididos en pagos menores a 50.000 € para esquivar las alertas de blanqueo de capitales. Estas operaciones se realizaron a partir del 30 de abril de 2019, un día después de que se celebraran las elecciones generales y repitieron varias veces hasta el 29 de mayo.

Una vez más se demuestra que la formación chavista es una de las más podridas y soberbias y, al final, son los que más tienen que callar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *