PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Batacazo monumental del kirchnerismo en las elecciones primarias de Argentina

El partido de Javier Milei se consolida como tercera opción
Alberto Fernández y Cristina Fernández en el Congreso en Buenos Aires. Europa Press

El kirchnerismo ha sufrido un batacazo este domingo en las primarias de Argentina, tan solo 21 meses después de haber regresado al poder en el país.

La coalición Frente a Todos, en la que se engloban los partidos oficialistas de Argentina, ha registrado unos malos resultados en las elecciones PASO –primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias– del país, en las que se decide quiénes serán los candidatos que podrán concurrir a las parlamentarias del 14 de noviembre.

Con el recuento cerca de concluir, el oficialismo apenas ha convencido al 29,5% del electorado mientras que en el lado opuesto, el bloque opositor, reunido bajo la coalición Juntos por el Cambio, se ha tornado como la fuerza más votada con el 40,8%.

«Evidentemente algo no habremos hecho bien para que la gente no nos acompañe como esperábamos que nos acompañe», reconoció el presidente Alberto Fernández al comparecer al filo de la medianoche del domingo junto a los principales candidatos y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Por otro lado, el partido liderado por el economista Javier Milei, se ha consolidado como la tercera opción escogida por los argentinos.

En concreto, en la provincia de Buenos Aires, principal distrito electoral de Argentina y dominado por el partido del presidente, Alberto Fernández, Frente a Todos ha logrado el 33,4% de los votos, casi cinco puntos menos que los opositores, según los datos recogidos por la agencia Télam.

Al cierre de los colegios electorales a las 18.00 horas (hora local), la participación se ha fijado en el 67% de los casi 34 millones de argentinos que estaban llamados a las urnas.

Los colegios electorales han cerrado a las 18.00, se abrieron a las 8.00 horas (hora local) y a su clausura habían recibido al 67% de los casi 34 millones de argentinos que estaban llamados a las urnas. Esto supone la participación más baja de unas PASO desde su primera celebración en 2011.

Ahondando en la caída del kirchnerismo, Frente a Todos ha salido derrotado en 18 de los 24 distritos del país y, además, ha perdido seis de las ocho provincias que escogerán senadores en las elecciones parlamentarias de noviembre.

Una de las características más destacadas de estos comicios es su capacidad para determinar los candidatos que en noviembre se podrán presentar para la renovación de la mitad de la Cámara de los Diputados, 127 escaños están en juego, y un tercio del Senado, 24 escaños.

Es precisamente en el Senado donde Frente a Todos obtendría su golpe más duro con la pérdida de la mayoría absoluta por parte de la vicepresidenta del país, Cristina Kirchner. La coalición perdería seis senadores y bajaría a los 35, dos por debajo de la mayoría, con lo que estaría en manos de los provinciales para poder sacar adelante sus proyectos.

La cohesión de las candidaturas del kirchnerismo le daban en principio una ventaja sobre los opositores, que ha presentado hasta seis aspirantes en algunas circunscripciones. La importancia de las PASO en Argentina recae en que los resultados suelen predecir la intención de voto para los próximos comicios.

Fernández reconoce la derrota

Con el escrutinio aún en marcha, el presidente de Argentina ha tomado la palabra desde la sede de su coalición para reconocer los «errores» que han cometido, tal y como recoge el diario local ‘La Nación’.

«Nada es más importante que escuchar al pueblo. Cuando el pueblo se expresa es un dato que tomamos muy en serio, muy en cuenta», ha señalado Fernández, quien, sin embargo, ha puesto en valor el «enorme esfuerzo» realizado por su formación.

El mandatario ha reconocido que desde el Gobierno se han «cometido errores» de los cual deben aprender, y ha asegurado que «hay una demanda insatisfecha» en el país y que se va «a ocupar de prestar atención y a resolver el problema».

En el lado opuesto, Juntos por el Cambio y su candidato en la provincia de Buenos Aires, Diego Santilli, ha celebrado unos resultado que dejan tocado al oficialismo y que les colocan en una buena posición de cara a las futuras elecciones.

«Ustedes no se resignaron, sabíamos que no nos podía ganar la resignación», ha resaltado para, más tarde, apuntar directamente hacia el 14 de noviembre como una fecha clave en la que «seguir reafirmando el esfuerzo».

Deja una respuesta