'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
PREVÉN TERRORISMO IZQUIERDISTA SI PIERDE CASTILLO

La cabecilla terrorista de Sendero Luminoso invoca un ‘boicot’ para impedir que gane Keiko Fujimori

En un audio grabado presuntamente los primeros días de este mes, la denominada “Camarada Vilma”, cabecilla del Militarizado Partido Comunista del Perú (MPCP) -continuador del grupo terrorista Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCP-SL)-, pide al electorado peruano no votar a favor de la candidata presidencial Keiko Fujimori (Fuerza Popular) en la segunda vuelta electoral del próximo 6 de junio.

“Pueblo peruano, en el Vraem y en el Perú, quien emita su voto a favor de Keiko Fujimori es traidor, es cómplice de genocidas y corruptos; boicot a las elecciones burguesas en su segunda vuelta del 6 de junio de 2021; pueblo peruano, no votar, porque ir a votar es avalar, elegir y legitimar a los nuevos asesinos, corruptos, vendepatrias y hambreadores del pueblo y la nación peruana”, se escucha en el audio.

De acuerdo al general Óscar Arriola, jefe de la Dirección contra el Terrorismo de la Policía Nacional del Perú (Dircote-PNP), el verdadero nombre de la delincuente terrorista es Flor Vargas Figueroa y sería la pareja de Marco Antonio Quispe Palomino, alias “camarada Gabriel”, y quinto miembro de la comisión militar del grupo subversivo que opera en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem).

“Nosotros, en la Dirección contra el Terrorismo, tenemos audios desde hace ocho días. Audios, además, diversos, por lo menos ocho, y que tratamos de tenerlos en el más estricto secreto por la coyuntura, en respeto a una democracia y a la libertad (…) con la autorización debida es que estoy dando estas declaraciones, siempre normadas con la Constitución y las leyes. Puedo decir con certeza que es la voz de la camarada Vilma, que además ha sido identificada por los colaboradores eficaces, ex miembros de Sendero Luminoso”, dijo Arriola en declaraciones al programa Al estilo Juliana en ATV.

Para José Luis Gil Becerra, experto en temas de terrorismo y exintegrante del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) -que capturó en 1992 al líder del PCP-SL, el profesor y filósofo maoísta Abimael Guzmán-, el audio es una demostración de que han confluido peligrosamente en esta coyuntura tres grupos e ideologías radicales.

“Es la demostración de que se han juntado tres corrientes diferentes: la corriente chavista liderada por Vladimir Cerrón, la corriente de Abimael Guzmán que se ve en Movadef y Conare con [Pedro] Castillo, y la corriente de Sendero Luminoso del Vraem que es marxista, leninista y maoísta. Estas confluencias perniciosas se unen en un solo tema: que el país debe salir a una revolución socialista para dar paso al comunismo”, dijo al diario Perú 21, medio que obtuvo los audios que estaban siendo difundidos en medios locales de la zona del Vraem.

Pedro Castillo ha sido cuestionado por estar vinculado a radicales del Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef) -fachada de Sendero Luminoso- y el Comité Nacional de Reestructuración de la Educación del Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú (Conare-Sutep). Como ejemplo, uno de los virtuales congresistas de Perú Libre, Guillermo Bermejo, afrontará un juicio desde el próximo 18 de mayo luego de ser acusado por el Ministerio Público de haber recibido adoctrinamiento ideológico y político, adiestramiento en armas de fuego y sostener reuniones clandestinas con los cabecillas terroristas del MPCP-SL que operan en el Vraem.

Esto ha jugado en contra del líder sindical y docente ultraizquierdista, que ha pasado de encabezar inicialmente los sondeos electorales con una amplia ventaja respecto a su rival, a superar a Fujimori en las últimas encuestas por apenas cinco o tres puntos porcentuales. De acuerdo a la Compañía Peruana de Estudios de Mercado y Opinión Pública (CPI), solo dos puntos porcentuales separan a Castillo (34.2%) de la derechista Keiko Fujimori (32%).

En el Perú se decide la estabilidad política de toda la región

De acuerdo con Luis Alberto Sánchez, director de la ONG Waynakuna Perú, la primera oenegé antiterrorista del país andino, el objetivo político del MPCP al involucrarse en la campaña electoral e invocar a los peruanos que viven en los pueblos y caseríos del Vraem a no votar por Keiko Fujimori, es garantizar la continuidad de sus operaciones delictivas en la zona, básicamente en lo que respecta al negocio del narcotráfico.

No obstante, Sánchez considera que, dependiendo de los resultados de boca de urna, el MPCP podría realizar atentados contra las bases antisubversivas de las Fuerzas Armadas del Perú y locales de votación, o sumarse a las potenciales protestas que algunos especialistas en seguridad e inteligencia advierten que estarían preparando grupos de izquierda radical -infiltrados en colectivos y frentes ciudadanos regionales- como respuesta en caso pierda Pedro Castillo -su aliado ideológico- ante Keiko Fujimori.

Foto Luis Alberto Sánchez. Créditos: Red de Comunicación Regional.

“El objetivo político del Militarizado Partido Comunista del Perú en el Vraem es expulsar a la DEA de su zona. Para eso están apoyando a Pedro Castillo, eso es evidente. Porque para ellos es clave que se permita el narcotráfico en la zona. En ese sentido, es muy posible que Pedro Castillo [de llegar a la presidencia] pida incluso legalizar la hoja de coca en el Vraem y expulsar, con la excusa de la defensa de la soberanía nacional, a los organismos extranjeros que apoyan la lucha antinarcóticos. Lo que están haciendo es que en los caseríos y pueblos donde tienen influencia, estarían obligando a la gente a que voten por Castillo. Dependiendo de los resultados de boca de urna, podríamos esperar atentados en la zona, y no solo quema de ánforas. Conocidos los primeros resultados, pueden incluso asaltar los locales de votación y secuestrar y asesinar a civiles, policías y militares. Hay que recordar que el Vraem es una zona muy alejada, en la cual se hace difícil una vigilancia permanente, específicamente en los caseríos, distanciados de tal forma que resulta imposible prestar auxilio inmediato a un grupo de soldados en el caso que sean emboscados por una columna terrorista. Ese es un riesgo que se corre en este proceso electoral. Pero también existe el riesgo de que surjan protestas en caso de que pierda Castillo, organizadas por grupos comunistas que no van a querer reconocer los resultados, y a estas protestas también se sume el MPCP en el Vraem. Dependerá mucho del flash electoral y de quien gane las elecciones”, asegura.

Sánchez advierte que en la segunda vuelta electoral del próximo 6 de junio se juega la estabilidad política, económica y social de toda la región, pues tanto para la dictadura venezolana como boliviana, la victoria de Pedro Castillo les abriría el paso para apoderarse del Perú y sumarlo a un eje que les sirva para ejercer presión sobre los países que todavía resisten la “brisa bolivariana”.

Además, en caso de que perdiera el candidato de Perú Libre, se estaría orquestando una serie de actos desestabilizadores para armar una falsa narrativa de fraude electoral, alimentado por violencia callejera y con la supervisión de integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el grupo terrorista Hezbolá. En 2014, la PNP capturó en Lima a un ciudadano libanés identificado como Muhammad Ghaleb Hamdar, tras ser sindicado como el enviado de Hezbolá en el Perú para establecer vínculos con el MPCP y beneficiarse del negocio de la cocaína. Aunque la policía detectó restos de pólvora negra, TNT y otras sustancias entre sus desechos, Ghaleb solo fue condenado a seis años de prisión por el delito de falsificación, pues entró el país con un pasaporte falso.

“Hay un plan en marcha de parte del eje chavista para desestabilizar el Perú. Se sabe que hay agentes venezolanos en el país dedicados a adoctrinar a los grupos comunistas para desatar la violencia callejera en Lima, Puno, Cuzco, Ayacucho y Junín, con el objetivo de exigir que se anulen las elecciones con el pretexto de que ha habido un fraude. Inventar un fraude y que las elecciones no son legítimas y deben anularse. Esos agentes, que ya están en Lima y ciudades del centro y sur del Perú, son personas preparadas por el grupo terrorista Hezbolá, que tiene el amparo del gobierno de Nicolás Maduro. También están preparados ideológica y militarmente en lo que ellos llaman el ‘combate callejero urbano’ por los remanentes de las FARC, también acogidos por la dictadura bolivariana. La violencia que estamos viendo en Colombia actualmente es resultado de la infiltración de agentes venezolanos, eso lo ha denunciado hace poco el presidente del Ecuador, Lenin Moreno. Van a intentar lo mismo en el Perú, porque tanto para Nicolás Maduro como para Evo Morales es clave que en el Perú gane un candidato comunista, es decir, que gane Pedro Castillo, porque ellos tienen un plan para la región. Lo que está en juego en el Perú, y muchos parecen no darse cuenta, no son solo las elecciones, sino la estabilidad política, social y económica de toda la región”, afirma.

Noticias de España

.
Fondo newsletter