PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Complicidad con el narcotráfico en Perú: el nuevo ministro de Castillo cancela operativos contra cultivos de coca

LA MEDIDA parte del programa político de Perú Libre
El presidente de Perú, Pedro Castillo. Reuters

El nuevo ministro del Interior de Pedro Castillo, Luis Barranzuela, dispuso la suspensión de las operaciones de erradicación de cultivos ilegales de hoja de coca en el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), zona dominada por el narcotráfico y el terrorismo.

De acuerdo con Perú 21, funcionarios de alto nivel involucrados en el Plan de Anual de Reducción del Espacio Cocalero Ilegal, alertaron que Barranzuela informó a la Administración de Control de Drogas (DEA) que los operativos en el Vraem quedaban suspendidos hasta nuevo aviso.

Alto mandos de la División de Operaciones Especiales contra el Tráfico Ilícito de Drogas confirmaron que aún no se ha definido una nueva fecha para ejecutar el plan anual, a pesar que el ministro del Interior saliente, Juan Carrasco, había dejado firmado un documento en el que se fechó para el 15 de octubre el inicio de estas acciones.

Esta medida coincide con el anuncio de Castillo de industrializar la hoja de coca durante la inauguración del Cite Industrial (Centro de Innovación Productiva y Transferencia Tecnológica) en la localidad de Pichari, provincia del Cuzco, ubicada en el Vraem. “Vamos a priorizar que se amplíe y se haga realidad el aeropuerto para Pichari. Es urgente y es importante para que las autoridades vengan directamente a atender a este pueblo, salgan los productos, vengan los materiales, y para llevarse a los corruptos también”, indicó.

El exsindicalista también planteó la industrialización de los productores de hoja de coca, así como cambios en la Empresa Nacional de la Coca (Enaco) y la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida). “El proyecto también tendrá luz verde, no solo ante el Congreso, sino desde el despacho, para que la hoja de coca no solo se industrialice, sino que se impulse el verdadero desarrollo con los compañeros cocaleros. Las cosas que hay que corregirlas, con Enaco y con Devida, tenemos que corregirlas”, anotó.

Un narcoestado

Para el coronel (r) Juan Carlos Liendo, exjefe del Servicio de Inteligencia del Ejército del Perú (SIE), la decisión de Barranzuela de suspender los operativos contra los cultivos ilegales de hoja de coca no sorprende en lo absoluto, pues es parte del programa político de Perú Libre, el partido de gobierno, legalizar la hoja de coca, y uno de sus integrantes más destacados, el congresista Guillermo Bermejo -acusado por la Fiscalía de pertenecer a los remanentes de la organización terrorista Militarizado Partido Comunista del Perú, que opera en el Vraem-, está totalmente abocado a esta causa.

“Es una decisión que no sorprende en lo absoluto, porque es parte del programa político del partido de gobierno. Lo vienen anunciando desde la primera vuelta de las elecciones generales 2021, y los miembros más destacados del partido lo dicen abiertamente. Esto no es solo el cumplimiento de unas de las promesas de campaña del partido, pues no tenemos en el Perú un gobierno dentro de los estándares de la democracia latinoamericana, sino que vivimos parte de un proceso revolucionario bajo los márgenes del Socialismo del Siglo XXI, donde todos los gobiernos asociados a este se encuentran relacionados al narcotráfico. Este anuncio del gobierno no solo evidencia la consecuencia del soporte político de los traficantes de droga a través de los productos cocaleros del Vraem, es sobre todo el empoderamiento político, económico y social de los actores relacionados al narcotráfico en el Perú. Es más grave que el anuncio de una erradicación de la hoja de coca suspendida, es el camino a que el Perú se convierta en un narcoestado desde el gobierno”, advierte.

De acuerdo con Liendo, la promesa de Castillo de industrializar la hoja de coca es un mensaje para los productores de clorhidrato de cocaína, traficantes y el crimen organizado de que en el Perú se liberaliza y promueve esta materia prima.

“No tenemos ningún ejemplo de industrialización en las zonas donde se cultiva hoja de coca que no sea aquella que se convierte en pasta básica de cocaína o clorhidrato de cocaína. La única deducción lógica que puede darse de una posible industrialización de la hoja de coca es que sirva para el negocio de la droga. El anuncio de Castillo de industrialización de la hoja de coca es un mensaje para los productores de clorhidrato de cocaína, para los traficantes y para el crimen internacional organizado. Les están diciendo que aquí se detiene la erradicación de hoja de coca, se abre el mercado y se promueve la industrialización, que no es otra cosa que la transformación de esta materia prima a clorhidrato de cocaína. Ese es el único mensaje que se puede entender, lo demás es una narrativa emocional, sin sentido”, agrega.

Según un informe elaborado por los Estados Unidos, el Perú superó la cifra récord de más 88 mil hectáreas de hoja de coca.

Rechazo del nombramiento de Barranzuela

El nombramiento de Luis Barranzuela en el despacho de Interior ha generado polémica entre la oposición, pues el flamante ministro ha sido abogado del partido de gobierno y de su fundador, Vladimir Cerrón, socio de Evo Morales y Nicolás Maduro, condenado por corrupción y actualmente investigado por lavado de activos junto al saliente primer ministro, Guido Bellido, que renunció al cargo recientemente por petición de Castillo.

En opinión del congresista José Cueto, de Renovación Popular, “definitivamente es un mal síntoma que haya sido nombrado”.

En la misma línea, el vocero alterno de Fuerza Popular, Eduardo Castillo, aseguró que ve un “conflicto de intereses palpable y muy claro” entre ejercer el cargo de ministro del Interior y haber sido abogado de Cerrón y el partido de gobierno. “Tendrá mucho más acceso a información y hay que recordar que varios oficialistas son investigados o procesados”, indicó.

Barranzuela no solo es cuestionado por su cercanía a los oficialistas investigados o procesados por diversos delitos. El diario El Comercio reveló que este recibió 158 amonestaciones cuando fue policía, y fue dado de baja en 1993 por medida disciplinaria, pero logró reincorporarse por una orden judicial.“La mafia Perú Libre, cuyos miembros tienen orden de captura, ha logrado infiltrar el ministerio del Interior, cuya entidad adscrita, Migraciones, es vital para que puedan fugar del país. Los Dinámicos del Centro tuvieron como abogado a, nada menos, que el actual titular de la cartera del Interior, Luis Barranzuela, y es quien les va a allanar el camino a la clandestinidad”, escribió en su columna de Correo el excongresista por Junín -provincia de origen de Perú Libre- César Combina, recordando que el ministro Barranzuela defendió a “Los dinámicos del centro”, presunta organización criminal que involucra a miembros del partido de gobierno que habrían cobrado coimas para financiar campañas políticas.

Deja una respuesta