'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Buscará infiltrarlas y convertirlas en su guardia personal

Desmoralizar y promover purgas: el plan de Petro para debilitar a las Fuerzas Militares de Colombia

Gustavo Petro. REUTERS
Gustavo Petro, candidato presidencial de la extrema izquierda colombiana. REUTERS

En una emboscada perpetrada por el Clan del Golfo en Antoquia el pasado 20 de abril, resultaron asesinados seis soldados y heridos otros cinco. El candidato del Pacto Histórico, Gustavo Petro, escribió entonces en su cuenta de Twitter que: “Mientras los soldados son asesinados por el Clan del Golfo, algunos de los generales están en la nómina del Clan. La cúpula se corrompe cuando son los politiqueros del narcotráfico los que terminan ascendiendo a los generales”.

Tal afirmación tiene como objetivos, primero, causar desmoralización en las filas militares; y segundo, justificar una purga dentro de las Fuerzas Militares para ascender a oficiales afines a la izquierda, en el supuesto que Petro llegase a ganar las elecciones.

Por ello, es pertinente recordar que en los países donde gobiernan los integrantes del Foro de Sao Paulo una de las primeras medidas que toman es debilitar a las Fuerzas Militares, para progresivamente irlas convirtiendo en guardias pretorianas del régimen, como ocurre en Cuba, Nicaragua y Venezuela. De esta manera, los mandatarios marxistas garantizan su permanencia indefinida en el poder.

Diversas son las formas de golpear a los militares, pero una de ellas especialmente importante consiste en desmeritar a sus integrantes. Otra es usando al sistema judicial –muchas veces controlado por la izquierda– para perseguir y defenestrar a los mejores oficiales y entonces controlar los ascensos, colocando en el Alto Mando a incondicionales del gobernante de turno.

En este sentido, vale la pena estudiar el libro “El plan de foro de Sao Paulo para destruir las Fuerzas Armadas”, cuya versión digital puede descargarse en este enlace. En él podran leer estractos de la revista del Foro de São Paulo, América Libre, en la que los integrantes de esa organización consideran que “las Fuerzas Armadas son un instrumento de dominación de los bloques dominantes”, por lo que “el tema militar tiene que estar en la estrategia de los revolucionarios para romper la dominación. Éste es uno de los factores de poder fundamentales con el cual tiene que lidiar un proceso revolucionario; ya que precisamente, en una revolución, su principal problema es el del poder, de alcanzar el poder; y éste es uno de los baluartes del poder”.

En el caso de Colombia, Petro sabe que –luego de 60 años de lucha en contra de la subversión armada– necesita neutralizar toda resistencia a su proyecto marxista con el fin de derrotar, con medidas políticas, a quienes no pudieron ser vencidos en las selvas neogranadinas durante seis décadas de enfrentamientos. De allí su inquina al sector castrense.

Pero esta vez los militares colombianos no se quedaron callados. El Comandante del Ejército, general Eduardo Zapateiro Altamiranda, enfrentó a Gustavo Petro en las redes sociales y escribió que “nadie sabe cuánto pesa el dolor de la muerte de un soldado más que quienes portan el uniforme de la institución armada del Gobierno, sin dejar a un lado a las familias y a la Patria”. Para el comandante del Ejército Petro se está aprovechando de la situación y en vista de ello respondió diciéndole que “el sacrificio supremo por el país no debería ser usado en narrativas de campaña política”.

El general Zapateiro Altamiranda tambien se refirió a los caídos en combate y dio cifras: “Desde el 2021, más de 500 militares han sido asesinados y heridos durante el cumplimiento de la misión y su sacrificio fue invisible, no hubo pronunciamientos. Curioso que ahora la muerte de los héroes de la Patria sí genere aflicción y sea usado para otros señalamientos”, precisó.

En una manifestación de plaza pública en Boyacá, Petro comentó sobre la respuesta del general sin retractarse de su acusación: “Me contesta el general porque dije que los asesinos de esos soldados eran los mismos que estaban pagando y metiendo en nómina a muchos generales de Colombia. Pues esa es la verdad lamentable de este país. No queremos más generales que se abracen con el narcotraficante mientras sus hombres se arriesgan por lograr la costura del narcotraficante”, dijo.

La reserva activa de la fuerza pública agremiada en más de 40 organizaciones, entre ellas la Asociación Colombiana de Oficiales en Retiro de las Fuerzas Militares, Acore, refutaron las declaraciones de Petro.   

A través de un comunicado de dos páginas, ademas de  condenar tajantemente “los infames atentados que acaban a diario con la vida de los abnegados soldados y policías que solo tienen la intención de servir a sus conciudadanos y defenderlos de la reprochable amenaza de los más peligrosos criminales que nunca podrán justificar sus demenciales actuaciones en ninguna circunstancia”, le exigen al candidato Petro  “que evite este tipo de declaraciones que buscan réditos políticos electorales y demuestran el desconocimiento del minucioso proceso de selección de generales, incluso descalificando el paso que se surte en el Congreso del cual él hace parte, mancillando el honor y la moral de miles de hombres y mujeres que con orgullo y compromiso portan los uniformes de la fuerza pública”.

Están pues advertidos los colombianos. Petro pretende acabar con las fuerzas militares, al igual que lo hicieron Chávez y Maduro, para eliminar toda forma de resistencia a su proyecto castro-comunista. Esperemos que dicho proyecto sea derrotado en las urnas el próximo 29 de mayo.

Noticias de España

.
Fondo newsletter