El 73% de los franceses cree que el islam trata de imponer su modelo social en el país

CASU DOS DE CASA TRES CREEN QUE HAY DEMASIADOS EXTRANJEROS

La mayoría de los franceses censura los “escasos esfuerzos” por parte de la población musulmana por integrarse en el país.

Los franceses comienzan a dar muestras de su hartazgo con la inmigración y el multiculturalismo impuesto en el país. Según un estudio de Ipsos Sopra-Steria para ‘Le Monde’, el 63% de los ciudadanos creen que hay demasiados extranjeros en el país.

Según la muestra, el 64% de los encuestados asegura que Francia “ya no es como antes” (cuatro puntos más que en 2017) y el 66% declara que los inmigrantes no hacen los suficientes esfuerzos por integrarse en Francia (cuatro puntos más que en 2017).

El islam también recibe críticas veladas de la sociedad francesa. El 73% de los encuestados cree que las comunidades islámicas tratan de imponer su modelo social a los demás, mientras que solo el 43% considera que la religión musulmana es compatible con los valores de la sociedad francesa. Un porcentaje que alcanza el 46% cuando se les pregunta sobre la “semilla violenta” del islam.

De manera general, el estudio destaca el pesimismo de los franceses, que con un 73% piensa que Francia está en declive (entre ellos, el 23% cree que es irreversible). Los encuestados también expresan su desconfianza en las instituciones: el 10% tiene confianza en los partidos políticos, el 25% en los diputados, el 23% en los medios de comunicación, el 30% en la Presidencia de la República, el 28% en los sindicatos.

Proyecto de ley que reafirma los principios republicanos

La Asamblea Nacional francesa ha aprobado este martes el “proyecto de ley que reafirma los principios republicanos” con el objetivo de poner al día el modelo laico, garantizar la libertad de culto y la neutralidad del Estado ante las religiones. Se trata del proyecto estrella del último tramo de la presidencia de Emmanuel Macron, que ha denunciado públicamente el separatismo islamista al que antes hacíamos referencia, pero que se ha negado a señalarlo directamente en la nueva legislación.

El texto fue aprobado con 347 votos a favor, 151 en contra y 65 abstenciones. A favor los diputados de La República en marcha, el partido de Macron, además de varias pequeñas formaciones. Los Republicanos votaron en contra, así como la izquierda radical de La Francia Insumisa. Se abstuvieron el Partido Socialista y los seis diputados de Reagrupamiento Nacional. La nueva norma irá ahora al Senado, en manos de la derecha, para después regresar a la Asamblea Nacional.

La ley refuerza el control de mezquitas y asociaciones para asegurarse de que respetan los principios republicanos. También crea un delito específico (castigado con hasta tres años de prisión) por “puesta en peligro de la vida ajena por la difusión, con un objetivo malintencionado, de informaciones relativas a la vida”. La creación de este nuevo delito está motivada por el asesinato de Samuel Paty, el profesor asesinado por una comunidad islámica por mostrar unas caricaturas de Mahoma a sus alumnos.

También se prohíbe la educación en casa a partir de los tres años para evitar que, como está ocurriendo ahora mismo en numerosos barrios de Francia, los jóvenes crezcan a la espalda del país y de los valores republicanos. No obstante, el texto contempla varias excepciones y no se aplicará hasta 2024.

Deja una respuesta