«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
MIENTRAS LA HOSTELERÍA SIGUE SIN AYUDAS DIRECTAS

El Congreso gastará tres millones de euros en blindarse de ‘ciberataques’ en medio de la ruina económica

El Congreso de los Diputados quiere blindarse ante posibles ciberataques y ha convocado un concurso para contratar a una empresa que se ocupe de su protección durante cuatro años por 2.757.755,43 euros, IVA incluido.

La finalidad del contrato es garantizar la seguridad de todos los activos de información del Congreso y de los sistemas que les dan soporte.

«El Congreso de los Diputados es plenamente consciente de la relevancia de la protección de seguridad de la información para el correcto desempeño de sus funciones y como fundamento esencial para la prestación de servicios TIC fiables y de calidad», rezan los pliegos del concurso, recogidos por Europa Press.

Inicialmente el contrato abarcará del 1 de agosto de este año al 31 de julio de 2025, aunque podrá prorrogarse un año más. El valor estimado del contrato hasta entonces, sin incluir impuestos, ascendería a 3,30 millones de euros.

La empresa adjudicataria tendrá que proporcionar a la Cámara servicios integrales de ciberseguridad durante 24 horas los 365 días del año, que deberán comprender el hardware y o software necesarios, así como la operación, configuración, administración y soporte de todos los dispositivos y software asociados.

También habrá de ocuparse de la gestión ante incidentes de seguridad, de la tecnología asociada, y de la asistencia para la implantación de un sistema de gestión de la seguridad de la información para el cumplimiento normativo relativo al Esquema Nacional de Seguridad (ENS), al Reglamento General de Protección de Datos y la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales y a cualquier otra norma aplicable.

Previa firma de un acuerdo de confidencialidad, la Cámara proporcionará a los licitadores un documento detallado con todos los sistemas preexistentes, su arquitectura y los niveles de criticidad a los efectos de su integración con la tecnología que ellos oferten.

En principio, se establece un plazo máximo de tres meses para el aprovisionamiento de la infraestructura, instalación y configuración, previo al inicio de la prestación del servicio.

Dada la naturaleza evolutiva de las amenazas a la seguridad de la
información y del propio Sistema Informático de la Cámara, el adjudicatario se debe comprometer a colaborar, durante la duración del contrato, en todas las integraciones y reconfiguraciones necesarias del sistema ofertado.

.
Fondo newsletter