PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El equipo de Biden pone el ‘racismo sistémico’ en el centro de la política exterior de Estados Unidos

BUENAS NOTICIAS PARA CHINA
el presidente Biden, durante su discurso en el funeral de George Floyd (David J. Phillip / POOL Via Zuma / D / DPA)

La embajadora de la ONU Linda Thomas-Greenfield disminuye la autoridad moral de Estados Unidos. Son buenas noticias para China.

El presidente Biden ha prometido competir enérgicamente contra los regímenes autoritarios que ambicionan remodelar el orden internacional. Pero una serie de comentarios autoflagelantes de la embajadora ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, y del secretario de Estado, Antony Blinken, sobre la raza en Estados Unidos no hacen más que favorecer a rivales como Pekín y Moscú.

Hace unos días, Thomas-Greenfield abordó el tema mientras resumía la campaña de Estados Unidos para volver a formar parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en un foro de candidatos de países que buscan un puesto en las elecciones de octubre.

«El racismo sistémico, la persecución habitual de la comunidad LGBTQIA+ y la discriminación persistente de las minorías religiosas, las personas con discapacidad, los indígenas y las mujeres y las niñas continúan en todos los países del mundo», dijo. «Incluido el mío».

«Estados Unidos se ha comprometido a cumplir sus obligaciones en materia de derechos humanos y a acabar con la discriminación en todas sus formas. No pretendemos ser una unión perfecta. Pero nuestro objetivo es ser cada día más perfectos y más justos», añadió.

Centrarse en el racismo sistémico encaja con las iniciativas políticas internas de la administración Biden sobre la raza. Después de la intervención de Thomas-Greenfield, otra embajadora, Erica Barks-Ruggles, ahondó en sus comentarios. «En esta administración nos hemos comprometido a analizar en profundidad nuestros propios problemas de racismo aquí, en Estados Unidos», dijo, citando el trabajo del Departamento de Justicia para procesar a los agentes de policía «que han mostrado un historial de abusos» y una orden ejecutiva que examina el racismo sistémico en Estados Unidos. Ahora esa agenda interna se está trasladando a la política exterior de forma perjudicial.

La respuesta de la administración Biden a ese desafío es reconocer los defectos de Estados Unidos de forma aún más abierta

El problema de colocar este mensaje en el centro de la candidatura de Estados Unidos al Consejo de Derechos Humanos es sencillo: la administración Biden está proporcionando munición a los rivales autoritarios que han convertido en armas los mecanismos de los derechos humanos de la ONU. Esos países, entre los que se encuentran China y Rusia, han utilizado su acceso a la ONU, incluso a través de su pertenencia al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, para desviar las críticas occidentales a las atrocidades que sus gobiernos llevan a cabo.

La respuesta de la administración Biden a ese desafío es reconocer los defectos de Estados Unidos de forma aún más abierta. En julio, Blinken extendió una invitación abierta a todos los relatores especiales de derechos humanos de la ONU para que visitaran e investigaran el racismo y la discriminación en Estados Unidos. En un mensaje sobre el que informó Politico, Blinken explicó esa medida y el enfoque más amplio del Departamento de Estado para hablar de los defectos de Estados Unidos en el extranjero. «Eso significa que reconocemos nuestras imperfecciones. No las escondemos bajo la alfombra. Las afrontamos de forma abierta y transparente», escribió.

Pero hay una diferencia entre hacerlo en conversaciones privadas con los aliados de Estados Unidos y criticar el historial de Estados Unidos en foros internacionales y otros ámbitos. Durante una agria cumbre entre Estados Unidos y China celebrada en marzo, Yang Jiechi, director de asuntos exteriores del Partido Comunista chino, fustigó el historial de Estados Unidos en materia de raza: «Los retos a los que se enfrenta Estados Unidos en materia de derechos humanos están muy arraigados», dijo, y acusó a Estados Unidos de «desviar la culpa hacia otros en este mundo». Blinken respondió reconociendo los errores de Estados Unidos y señalando los esfuerzos por mejorar. «Lo que hemos hecho a lo largo de nuestra historia es afrontar esos retos de forma abierta, pública y transparente, sin tratar de ignorarlos, sin pretender que no existen, sin tratar de esconderlos bajo la alfombra».

Las normas del nuevo Consejo de Derechos Humanos no impiden que los violadores de los derechos humanos soliciten y obtengan la condición de miembros

Por su parte, Thomas-Greenfield ha hecho otros comentarios muy críticos con el historial de Estados Unidos en materia de raza, como cuando argumentó en abril, en un discurso pronunciado en la cumbre anual de la National Action Network, que «el pecado original de la esclavitud es la red tejida por la supremacía blanca en nuestros documentos y principios fundacionales». Aunque añadió que el racismo es un problema universal, y citó las atrocidades que los gobiernos de Myanmar y China están llevando a cabo, respectivamente, contra los rohingya y los uigures, su denuncia radical de los principios fundacionales de Estados Unidos disminuye su capacidad para ser una defensora eficaz de su país.

Hablar negativamente de la gestión de la raza en Estados Unidos ante audiencias internacionales durante una campaña para el Consejo de Derechos Humanos de la ONU plantea un problema similar al que supuso la gestión de Blinken de la diatriba de Yang en Anchorage. El Consejo se ha enfrentado a importantes críticas desde su fundación en 2006, cuando sustituyó a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, plagada de escándalos. Al igual que su predecesora, las normas del nuevo Consejo de Derechos Humanos no impiden que los violadores de los derechos humanos soliciten y obtengan la condición de miembros. En la actualidad, Rusia y China figuran entre sus muchos miembros cuestionables, y países como Siria, Corea del Norte y Bielorrusia participan activamente en las reuniones del Consejo.

La voluntad de la ONU de complacer a los autores de violaciones de los derechos humanos es una de las razones por las que la administración Trump se retiró abruptamente del organismo en 2018 (la otra fue el sesgo antiisraelí del Consejo), cuando Estados Unidos todavía tenía un puesto; y también es la razón por la que la campaña de la administración Biden para volver a unirse es incompatible con cualquier esfuerzo serio cuyo fin sea promover los derechos humanos. La exembajadora de la ONU, Nikki Haley, lideró un impulso para reformar el consejo a partir de 2017; pero cuando otros miembros rechazaron incluso las propuestas de reforma más modestas, orquestó la salida de Estados Unidos del organismo. No es de extrañar que diga que el enfoque de la administración Biden es un error.

Lo único que consigue el mensaje de la administración Biden es invitar a que los regímenes que violan los derechos humanos den respuestas cínicas

«El Consejo de Derechos Humanos de la ONU es un refugio seguro para los peores violadores de los derechos humanos del mundo, que permite a dictadores brutales y a regímenes canallas encubrir sus abusos. El hecho de que la administración Biden lo utilice como plataforma para criticar a Estados Unidos, el país más libre y justo del mundo, es una absoluta vergüenza», ha declarado Haley a National Review.

Después de todo, los adversarios de Washington no han encontrado ningún tema más ventajoso para sus narrativas propagandísticas que el racismo en Estados Unidos. El pasado mes de julio, después de que el asesinato de George Floyd desencadenara una reflexión mundial sobre la raza, el Consejo de Derechos Humanos convocó una sesión de emergencia para considerar una resolución que habría establecido un comité especial de la ONU para investigar los asesinatos por motivos raciales de personas de ascendencia africana en Estados Unidos, una medida extraordinaria que también se ha llevado a cabo como respuesta a la guerra civil siria y a los gulags de Corea del Norte. Al final, los aliados de Estados Unidos pudieron eliminar las partes que señalaban a Estados Unidos. Pero no antes de que los adversarios de Estados Unidos, como Corea del Norte, Venezuela y Siria, entre otros, aprovecharan alegremente la oportunidad para condenar la conducta de Estados Unidos, con las cámaras grabando.

Recientemente, durante una revisión periódica de los derechos humanos en Estados Unidos el pasado noviembre, varios países recomendaron que Estados Unidos abordara el racismo sistémico. Irán y Bielorrusia sugirieron que Washington trabajara para acabar con el racismo sistémico, mientras que China instó a los funcionarios estadounidenses a «abordar la brutalidad policial generalizada y combatir la discriminación contra los afroamericanos y asiáticos».

Sin duda, estas han sido solo algunas de los cientos de recomendaciones formuladas por varios países, incluidos los aliados de Estados Unidos, sobre una amplia gama de temas relacionados con los derechos humanos, pero demuestran cómo los regímenes autoritarios utilizan el Consejo y sus mecanismos en su beneficio. Esto incluye a los relatores especiales a los que Blinken extendió una invitación; al menos uno de esos expertos, la bielorrusa Alena Douhan, es una apologista declarada de los gobiernos autoritarios que se dirige regularmente a sus medios de comunicación estatales. Lo único que consigue el mensaje de la administración Biden sobre cómo encaja en su agenda de derechos humanos el ajuste de cuentas racial de Estados Unidos es invitar a que los regímenes que violan los derechos humanos den respuestas cínicas.

El Partido Comunista chino y otros violadores de los derechos humanos aprovechan la culpa progresista al racismo sistémico como una cortina de humo

No es que Estados Unidos no deba abrirse a cualquier crítica. La postura de la administración Trump ante la revisión de noviembre de 2020 es un ejemplo interesante: aunque la administración había retirado a Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos dos años antes, los funcionarios no eran necesariamente hostiles al proceso de revisión. Andrew Bremberg, que representó a Estados Unidos ante las instituciones de la ONU en Ginebra bajo el presidente Donald Trump, le dijo a Associated Press que el escrutinio y el debate son importantes y que «estamos dispuestos a reconocer abiertamente nuestras deficiencias.» Un poco de discusión franca sobre las injusticias históricas de Estados Unidos en unos pocos contextos selectos en el extranjero puede incluso desarmar el troleo autoritario insincero sobre el racismo sistémico.

Por el contrario, el Gobierno de Biden ha hecho de la apertura sobre el racismo estadounidense uno de los rasgos más destacados, si no el más destacado, de su campaña para el Consejo de Derechos Humanos. A pesar de las promesas de Blinken de seguir esforzándose por reformar el organismo, a juzgar por los últimos comentarios de Thomas-Greenfield, no parece que un intento serio de hacerlo sea el objetivo central de la administración.

Esto es una buena noticia para el Partido Comunista chino y otros violadores de los derechos humanos, que aprovechan la culpa progresista al racismo sistémico como una cortina de humo para disimular sus esfuerzos por modificar fundamentalmente las instituciones internacionales en su beneficio.


Publicado por Jimmy Quinn en The National Review.

Traducido por Verbum Caro para La Gaceta de la Iberosfera.

Deja una respuesta