'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
INVESTIGADO POR UN LAVADO DE DINERO DE MÁS DE 50 MILLONES DE PESOS

El expresidente argentino Mauricio Macri, imputado por un delito de enriquecimiento ilícito

El expresidente argentino, Mauricio Macri. EUROPA PRESS

La Oficina Anticorrupción argentina ha denunciado al expresidente de Argentina, Mauricio Maucri, por evasión de impuestos y lavado de dinero, por no haber consignado su «participación accionaria real» en la empresa Agropecuaria Guayquiraró.

Así lo ha determinado el fiscal federal Ramiro González quien decidió imputar al exmandatario por el supuesto ocultamiento de parte de su patrimonio cuando llegó a la Presidencia de la Nación -un delito vinculado en el Código Penal al de enriquecimiento ilícito-, en el marco de la denuncia presentada la semana pasada por la Oficina Anticorrupción (OA).

El exjefe de Estado fue denunciado recientemente por la Oficina Anticorrupción (OA), que dirige Félix Crous a instancias de un informe confeccionado por la Inspección General de Justicia (IGJ) que alertaba además sobre la posibilidad de que Macri hubiera incurrido en los delitos de enriquecimiento ilícito y lavado de activos. Según la OA, la maniobra denunciada incluía movimientos accionarios que involucran a las sociedades AGRO G S.A., Latin Bio y hasta al Fideicomiso Ciego de Administración, que el expresidente suscribió con la firma Seguridad Fiduciaria S.A. cuando asumió la presidencia con el fin de desentenderse del manejo de parte de su propio patrimonio.

El organismo que conduce Félix Crous denunció a Macri a mediados de junio de este año por omitir en sus declaraciones juradas su participación accionaria real en la empresa Agropecuaria Guayquiraró (Agro G S.A), dedicada a la actividad agrícola ganadera (principalmente siembra de arroz y cría de ganado). 

La denuncia, además, menciona la sospecha de que el exmandatario también lavó dinero a través de operaciones con esa firma y evadió impuestos. 

Siguiendo los detalles de la denuncia, las maniobras fueron detectadas al cruzar datos del famoso fideicomiso ciego que el expresidente creó cuando llegó a la Casa Rosada -con el pretexto de poner su patrimonio bajo custodia de terceros y mantenerlo lejos- con los registros obligatorios de todas las sociedades comerciales. Según los primeros análisis de la investigación, habría evidencia de que, «más allá de que se eludió poner allí todo lo que tenía, lo habría utilizado para blanquear dinero de origen espurio, que es lo que puede tener consecuencias penales».

Para la Oficina Anticorrupción, Macri no declaró la compra de «acciones preferidas» de Agro G S.A por 5.064.938 pesos pero las transfirió al fideicomiso para darle apariencia de licitud a ese dinero y generar dividendos. Ese tipo de acciones le permitieron, a la vez, transferir 54.286.824 de pesos entre 2017 y 2020 desde una empresa llamada Latin Bio, de la que era accionista junto con su esposa Juliana Awada, que finalmente le fueron reintegrados al propio Macri.

De la lectura completa de la denuncia, que cayó en manos de la jueza María Servini, se desprende que Macri se habría transferido a sí mismo más de 50 millones de pesos entre 2017 y 2020, «lo que constituye otra clara maniobra de lavado de activos nacida de la compra con dinero espurio de las acciones preferidas de Agro G S.A».

Para la justicia, la conducta descripta cae en el entramado típico previsto en el artículo 268 (3) del Código Penal, que reprime con pena de prisión de 15 días a 2 años e inhabilitación especial perpetua, a quien “estuviere obligado en razón de su cargo a presentar una declaración jurada patrimonial, y maliciosamente falseare u omitiere insertar los datos que las referidas declaraciones juradas deban contener, de conformidad con las leyes y reglamentos aplicables”.

Tras conocerse la denuncia de la imputación contra Macri, desde el oficialismo rápidamente le salió al cruce el actual interventor de Yacimientos Carboníferos Río Turbio, Aníbal Fernández: «Volviendo a esta bestia, corrupto como pocos, perverso, ruin, que es una gráfica de lo más execrable que puede tener un país en cuanto a la burla de la voluntad popular», acusó el exministro del Interior.

«Si hay algo que me daría mucho placer republicano en esta vida es que yo pudiera en algún lugar tener la oportunidad de juntarme con este tipo y desnudarlo, mostrarle al pueblo argentino quién es, porque muchos no alcanzan a comprender a este chorro. Me encantaría desnudarlo y mostrarlo como es. Si por la vida te mencionan los otarios, nada, mira para otro lado y seguí caminando», lo fustigó Fernández.

Mientras que en Argentina avanza la denuncia por enriquecimiento ilícito, y en medio de la interna de Juntos por el Cambio por la definición de las candidaturas para las elecciones, desde España el expresidente Mauricio Macri subió una reflexión a Facebook, y afirmó: “Soy una persona de consulta desde mi experiencia, pero no peleo lugares ni me meto en discusiones internas”. “Nuestros dirigentes tienen experiencia y criterio. A veces coincidirán conmigo y a veces no. Eso está bien. Estoy convencido de que todos estamos unidos detrás de la misma meta, nadie es el dueño de la verdad”, añadió más adelante.

En momentos en los que hay una fuerte discusión sobre la búsqueda de unidad en el espacio, el exmandatario aclaró que su “aporte siempre será pensando en el conjunto”. Y continuó: “Sobre todo, pensando en esos millones de argentinos que confían en nosotros, entre ellos los jóvenes que tal vez piensan irse del país porque sienten que acá no tienen futuro y que está en juego si vamos a seguir siendo una democracia o nos convertiremos en una autocracia”.

Macri compartió este texto desde Europa, adonde presentará su libro, Primer Tiempo, y -tal como señaló- lo hizo en referencia a las “especulaciones” en torno a su papel para el armado de la propuesta electoral de Juntos por el Cambio. “Nuestro principal objetivo hoy es ganar estas elecciones”.

Noticias de España

.
Fondo newsletter